Ser Padres

¿Es seguro practicar spinning en el embarazo?

El deporte es fundamental en cualquier momento de la vida. Y durante el embarazo es de muchísima utilidad a la hora de mantener el cuerpo activo. Pero existen algunas actividades físicas que pueden originar muchas dudas.

¿Sabías que el deporte y el embarazo forman un dúo ganador? Mantener una actividad física regular durante la gestación es la garantía del buen desarrollo del bebé. Por lo general, la práctica de un deporte de intensidad moderada durante el embarazo ofrece excelentes beneficios. Y dependiendo del tipo de actividad, es posible practicarlo incluso hasta el nacimiento del bebé.
Por ejemplo, mantenerse activa puede ser de bastante ayuda a la hora de evitar o incluso aliviar determinadas dolencias del embarazo. Y, en la mayoría de las ocasiones, basta simplemente con salir a caminar durante 30 minutos, lo que ayudará a respirar mejor, y obtener oxígeno, de manera que es positivo tanto para la mamá como para su bebé, al activar la circulación sanguínea, proporcionando un oxígeno realmente valioso para, por ejemplo, aliviar las náuseas.
Pero es cierto que algunos deportes, o determinadas actividades físicas, pueden causar algunas dudas. Es lo que ocurre con el spinning. Se trata de un tipo de ejercicio muy especial que puede ayudar a aliviar el dolor de espalda, mejorar el estado de ánimo y el sueño. Pero, ¿es adecuado y recomendable durante la gestación?

¿Qué es el spinning? ¿En qué consiste?

El spinning consiste en un formato estacionario de ciclismo de alta intensidad. Generalmente se practica en interiores (aunque también puede ser al aire libre), que habitualmente se lleva a cabo sobre una máquina estacionaria, con un volante y unos pedales.
Se trata de un tipo de ejercicio físico cardiovascular (es decir, aeróbico), el cual suele practicarse con música y dirigido por un instructor certificado. La mayoría de clases suelen durar entre 30 a 60 minutos. Y la intensidad del giro tiende a variar a lo largo de la clase gracias a las distintas posiciones del cuerpo, la resistencia y la velocidad de los pedales.
Durante el embarazo, distintos estudios han demostrado que la práctica regular deportiva puede ser de mucha ayuda a la hora de prevenir la diabetes gestacional, facilitar el trabajo de parto y, además, preparar el cuerpo para una recuperación posparto más rápida.
En lo que a la práctica de spinning durante el embarazo se refiere, siempre y cuando no exista ningún tipo de contraindicación médica, practicado a intensidad adaptada y con la ayuda de un instructor especializado, puede convertirse en una opción igualmente adecuada y aceptable.

Algunos consejos útiles que debes tener en cuenta

Cuidado al principio
Como ocurre con la mayoría de los ejercicios, es mucho más recomendable continuar con el tipo de ejercicios que se estaban practicando antes del embarazo. En este sentido, si es la primera vez que vas a comenzar a practicar spinning, es sumamente importante indicárselo al instructor, y empezar poco a poco.
Especialmente en aquellos momentos en los que no has hecho ejercicio físico durante un tiempo, es recomendable aumentar tan solo 5 minutos al día hasta que te sientas lo suficientemente cómoda como para practicar una clase de 30 minutos.
Foto: Istock

Beneficios del spinning en el embarazoFoto: Istock

Mantente bien hidratada
Como de buen seguro sabrás, la hidratación durante el embarazo es fundamental. Y durante la práctica deportiva, independientemente del tipo de deporte o de ejercicio físico que se esté practicando, lo es aún más.
Esto es debido a que, mientras se practica spinning, es posible deshidratarse más fácilmente, especialmente durante la gestación, lo que puede tener un efecto significativamente negativo tanto sobre el embarazo como en el feto.
Es imprescindible beber lo suficiente antes de empezar a practicar spinning, y beber cada 5 a 10 minutos.
Vístete ligero y con ropa cómoda
Al practicar spinning, es tremendamente común sudar mucho, por lo que es fundamental usar ropa ligera y fresca. De esta forma evitarás sudar demasiado.
Opta por sentarse
Conseguir el ajuste perfecto en la bicicleta puede llegar a ser un poco complicado, aunque lo aconsejable es ajustarlo de tal manera que quede a la altura de la cadera. En cuanto al manillar, debes colocarlo de forma que el cuello y la espalda no se esfuercen, para evitar molestias innecesarias.
Respecto a los pedales, debes amarrar o sujetarte los pies. Las puntas de los pies deben descansar en el centro del pedal, y en caso de que las hayas atado, asegurarse de que se encuentren bien aseguradas.
Por todo ello, es muy útil intentar llegar temprano a la clase, o reservar una hora exclusiva con el instructor (siempre que sea posible).
Como ocurre en cualquier momento, independientemente de que se esté o no embarazada, ponerse de pie durante una clase de spinning es mucho más intenso que permanecer sentada, especialmente durante la gestación. Además, estar de pie puede añadir aún más presión a las articulaciones, por lo que la clave está en no forzarse.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking