Ser Padres

Las frases que no se deben decir a un niño cuando está enfadado

Hay frases que nos salen solas cuando el niño se enfada y no hay quien le saque de ahí, pero no todas ayudan, de hecho, algunas solo empeoran la situación…Hablamos de las más frecuentes.

Etiquetas:

A todos nos han dicho en algún momento en el que hemos estado enfadados algún comentario o alguna frase que, lejos de ayudar, de reconfortar o de hacer que se suavice el enfado, ha provocado todo lo contrario. Pues lo mismo les sucede a los niños. Es muy frecuente y natural que ante el enfado de los hijos podamos perder los nervios y reaccionar con frases que solo van a aumentar el enojo.
Seguro que os suena eso de “me da igual que te enfades” o “te enfadas sin ningún motivo”. Estas frases son bastante perjudiciales porque cuando las decimos dejamos la empatía de lado y al niño le mostramos desinterés, además de no validar sus emociones y sentimientos. Debemos entender que los niños tienen un desarrollo madurativo diferente al de los adultos y no saben gestionar las emociones y la frustración del mismo modo. Además, si a nosotros, como adultos, nos cuesta hacerlo, ¿cómo no va a ser difícil para un niño?
Esto no significa que no debamos decir ni hacer nada ante el enfado de nuestros hijos, pero hay fórmulas que dan mejores resultados que otras, además de ser más positivas y asertivas. Hay que ser conscientes de que cuando un niño está enfadado es porque algo le hace sentir mal, le molesta, le crea frustración y no sabe manejas esas emociones, por eso, es importante, en primer lugar, validarlas, no debemos restarles importancia. Lógicamente, como adultos, es bastante probable que el motivo de su enfado nos parezca una tontería, pero debemos ponernos en su lugar y tratar de entender qué le pasa y buscar la forma de ayudar a que se encuentre mejor.
Es buena idea hacerles ver que a nosotros también nos pasa, nos enfadamos, nos frustramos y podemos contarles qué hacemos para intentar que se nos pase, por ejemplo, “yo también me siento así a veces, te cuento mi truco, respiro y cuento hasta 10 para intentar relajarme” o “vamos a crear una palabra clave para cuando estemos enfadados y cuando uno de los dos la diga, la repetimos e intentamos calmarnos juntos, ¿vale?”. Estos acuerdos harán sentir al niño que le entendemos, escuchamos y que queremos ayudarle.
A continuación, hablamos de las frases que no se deben decir a un niño cuando está enfadado y alternativas a ellas. También en estos casos pueden ser de ayuda las que compartimos en nuestro artículo : "Las frases que no se deben decir a un niño cuando llora". Lo que ponemos a continuación son consejos, trucos que funciona a algunos padres y madres y recomendaciones de expertos, pero no significa que vayan a hacer que el enfado del niño desaparezca por arte de magia. Paciencia, comprensión y empatía son claves ante estas situaciones.
tracking