Ser Padres

Remedios para combatir su mal humor y sus malas contestaciones

Nuestros hijos ya no son bebés y quieren comportarse como los niños mayores que son. Si les llevamos la contraria, ya no cogen rabietas de unos minutos, sino que se ponen de un humor insoportable. Qué hacer ante las malas contestaciones de nuestros hijos.

Autor: Judith León
Ha desaparecido la felicidad espontánea que tenían de bebés y a veces parece que el mal genio domina su personalidad. A los cinco y seis años, los niños ya quieren tomar sus propias decisiones. Si les contradecimos pueden volverse muy cabezones.
Cuanto más les negamos algo más lo quieren, ya que a través de estos gestos reafirman su propia identidad. Creen que no hay derecho a que los adultos les impongan las reglas. Han aprendido a encender la tele, comer solos o ponerse el pijama, pero tienen que hacerlo cuando un adulto se lo pide. '¡Qué injusto! Pues entonces voy y me enfado'.

¡Cómo se ponen!

El carácter de tu hijo tiene mucho que ver con su forma de enfadarse, pero también influye mucho el entorno que en el que vive y la educación que recibe de sus padres.

Halagos en vez de reproches

Ideas de padres ingeniosos contra los malos humores de los niños

Enseñarles a valorar lo que tienen


Asesora: María Victoria Martín, psicóloga infantil.
tracking