Ser Padres

¿Qué aprenden los niños de 11 años?

Durante el primer año de vida los niños adquieren un montón de habilidades mientras van descubriendo el mundo que los rodea. Pero no solo lo hacen cuando son bebés, en cada etapa aprenden unas destrezas diferentes, que, si los padres se dedican a conocer, pueden ayudarles a potenciarlas. ¿Quieres saber qué aprenden a los 11 años?

Desde que nacemos, los seres humanos tenemos la capacidad de ir aprendiendo, especialmente durante el primer año de vida, una etapa de gran crecimiento en todos los sentidos ya que todo lo que recibimos y percibimos es totalmente nuevo para nosotros. Todas las habilidades que vamos adquiriendo según van pasando los años son las que acaban forjando nuestra personalidad y las que nos ayudan a madurar para convertirnos en adultos tanto física como psicológicamente.
Según la etapa en la que cada niño se encuentre, aprenderá a desarrollar unas destrezas u otras, por lo que es muy interesante que los padres las conozcan para ayudarles a potenciarlas. Veamos cuáles son los principales aprendizajes que adquieren los niños con 11 años.

Aprendizajes de los niños de 11 años

En este momento de sus vidas los niños empiezan a ser mucho más autosuficientes, no dependen tanto de sus padres y es un periodo en el que comienza perfilarse lo que será su personalidad. Puede ser un punto idóneo para que se involucren con algunas tareas domésticas en pro de que aprendan a combinar más responsabilidades.
Se adentran en esa época conocida como preadolescencia, una etapa de cambios, más complicada de lo habitual, donde la revolución de las hormonas empieza a acercarse para pronto hacer acto de presencia.
Esta “etapa de cambios” también la apreciarán en el ámbito educativo, comenzarán su último curso de Educación Primaria, para después empezar la Secundaria, con la que habrá una importante transición a nivel escolar y tendrán que desarrollar mucho más su independencia y responsabilidad.
Y es que no solo aumentarán algunas de sus habilidades intelectuales como la memoria y la comprensión lectora (gracias a que tienen una mayor conectividad en el cerebro) también el hecho de aprender a planificar sus estudios y descubrir sus propias técnicas hará mejorar mucho su organización.
Además de que, en muchos casos, dado que los conocimientos que reciben en clase empiezan a ser más elevados en complejidad, los padres puede que no puedan ayudarles tanto como antes, por lo que también tendrán que aprender a resolver sus estudios por sí solos.
A estas edades se incrementa su pensamiento abstracto y razonamiento hipotético y también ya son capaces de crear ideas propias e incluso nuevas.
Asimismo, se aprecia que tienen más empatía con los demás, esto es porque entienden más las acciones y las emociones del resto de personas. Unido a ello, la socialización será esencial. Los amigos son importantes para ellos en este momento pues pueden tener un papel muy relevante en su desarrollo personal.
En cuanto al lado artístico comienzan a experimentar más en profundidad con el arte, la música y el baile.
Algo que deben tener en cuenta tanto mayores como pequeños es que la inteligencia puede potenciarse con esfuerzo y constancia, y que, si bien un niño puede empezar con algo de fracaso en sus estudios, la realidad es que puede cambiarse. Lo importante es que los padres con mucha paciencia los sepan apoyar, comprender y ayudar a valorarse para que descubran cuáles son talentos y destrezas que poseen.

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

tracking