Ser Padres

Concentración de espermatozoides: análisis y valores normales

La concentración o recuento de espermatozoides es uno de los parámetros que se analiza y estudia en el espermiograma o seminograma, ya que puede ayudar a la hora de identificar si es normal o si se encuentra disminuida por alguna causa específica

Cuando se trata de conseguir el embarazo, no hay duda que todos los factores y aspectos relacionados tanto con la fertilidad del hombre como de la mujer son fundamentales. Y, en el caso del hombre, el recuento y la concentración de espermatozoides son dos cuestiones importantísimas.
Esto es debido a que un recuento anormal en el número de espermatozoides podría indicar, por ejemplo, la existencia de una condición de salud subyacente, que podría dificultar las posibilidades de concebir un hijo.
El análisis del semen es una prueba más de fertilidad que, en el caso de parejas infértiles, puede ser sumamente importante, ya que tiende a llevarse a cabo antes de prescribir cualquier otro tratamiento.
Mientras que un tercio de los casos de infertilidad en la pareja involucran a la mujer, un tercio de los casos de infertilidad tienden a estar relacionados con el hombre; mientras que el otro tercio involucra a ambos miembros de la pareja, o tendría básicamente causas desconocidas o inexplicables.
Respecto a la concentración de espermatozoides, cuando se está tratando de tener un bebé de forma natural, es necesario, a menudo, tener un recuento de espermatozoides saludable. Si bien es cierto que únicamente se necesita un espermatozoide, y un óvulo, para concebir a un bebé, disponer de una concentración normal, y de un esperma más saludable, aumentará cada mes las posibilidades de concepción.
Es más, tal y como coinciden en señalar muchos especialistas, aún cuando no se esté tratando de concebir a un bebé, el recuento o la concentración de espermatozoides puede ser considerada como una medida importantísima acerca de la salud general del hombre.
De hecho, un estudio encontró que aquellos hombres que presentaban una concentración disminuida de espermatozoides tenían un mayor porcentaje de grasa corporal y una presión arterial más elevada, en comparación con los hombres con concentraciones de espermatozoides más altas.
Por ello, cuando se diagnostica la presencia de un recuento más bajo de espermatozoides es común que el especialista evalúe el estilo de vida y la salud general del hombre, así como sus niveles de testosterona.

Concentración normal de espermatozoides (recuento normal)

Se considera como recuento normal de espermatozoides una concentración de entre 15 millones de espermatozoides a más de 200 millones de espermatozoides por mililitro (ml) de esperma.
No obstante, a la hora de facilitar el embarazo (es decir, para que la concepción pueda ser naturalmente más sencilla), lo recomendable es que el recuento promedio de espermatozoides se sitúe entre 40 millones y 300 millones de espermatozoides por mililitro (ml).
En cualquier caso, el hecho de que un hombre tenga una concentración o recuento normal de espermatozoides no significa que no pueda experimentar infertilidad, dado que, en realidad, son varios los factores que pueden influir en la eficacia con la que los espermatozoides podrían o no fertilizar al óvulo.

¿Qué se considera una concentración baja de espermatozoides (recuento bajo)?

Se considera como concentración o recuento bajo de espermatozoides cualquier cifra por debajo de los 10 millones de espermatozoides por mililitro (ml). No obstante, esto tampoco significa que el hombre no pueda tener hijos, o que afecte de forma negativa a su fertilidad. Y es que un único espermatozoide inyectado directamente en el óvulo podría ser capaz de fecundarlo.
En caso de detectarse una presencia baja de espermatozoides esto podría deberse a diferentes factores, que incluyen salud en general, genética, enfermedades de transmisión sexual y determinadas cirugías.
Foto: Istock

Recuento normal de espermatozoidesFoto: Istock

Dependiendo de cuál sea la causa, existen distintas opciones de tratamiento disponibles, los cuales persiguen la finalidad de mejorar el recuento y la concentración de espermatozoides.
En caso de varicocele, o la existencia de un conducto deferente obstruido, es posible llevar a cabo una reparación o corrección quirúrgica, mientras que, si una infección bacteriana está afectando a la fertilidad o al conteo normal de espermatozoides, el tratamiento de elección es la prescripción de antibióticos.
También existen determinados medicamentos y tratamientos hormonales en los que los niveles hormonales elevados o disminuidos influyen negativamente en la fertilidad. Así como optar por suplementos vitamínicos en caso de que exista alguna deficiencia de vitaminas.
En cualquier caso, y a la hora de que la prueba sea lo más completa y certera posible, es muy probable que el médico aconseje abstenerse de mantener relaciones sexuales durante al menos dos o tres días antes de realizar el análisis (pero no más de siete días).

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking