Vídeo de la semana

Aborto natural

Aborto retenido: ¿cuáles son los síntomas?

Se trata de un tipo de aborto natural en el que el feto muere en el interior de la madre, pero a diferencia del caso normal, el cuerpo de la embarazada no lo expulsa y, por lo tanto, la placenta y demás productos derivados del embarazo, tampoco, reteniéndose en el cuerpo. Conoce por qué ocurre y cuáles son sus síntomas.

aborto retenido
Fuente: iStock

Es una situación bastante dura, cuando días o, incluso, semanas tras la implantación del embrión en el útero, se origina un aborto. En este caso, el feto fallece debido a varias razones y el organismo lo expulsa. Sin embargo, en algunas ocasiones, a pesar de la muerte del feto, este permanece un tiempo en el interior de dicho útero: es lo que se conoce como aborto retenido o diferido.  

El cuerpo no se ha percatado de que el embrión o el feto ya no se mantiene con vida y la placenta puede seguir trabajando varias semanas más. Descubre por qué puede ocurrir esto y los síntomas que puede presentar.

 

Causas que lo provocan

A pesar de que el organismo no detecta ese fallecimiento, las causas que provocan esta situación son las mismas que las de un aborto natural normal. Algunas de ellas son las siguientes:

  • Infecciones.
  • Factores endocrinos provocados por un desequilibrio en el nivel de progesterona.
  • Razones autoinmunes ocasionadas porque los anticuerpos de la embarazada pueden poner alguna resistencia al feto.
  • Trombofilias o anomalías que provocan una alteración en la coagulación de la sangre.
  • Alteraciones cromosómicas o genéticas en el feto.

No obstante, a diferencia del aborto normal, estas pueden ser algunas de las razones por las que no se produce la expulsión:

  • Ausencia de contracciones uterinas.
  • Cuello del útero estrecho o falta de permeabilidad de la vía.
  • Desprendimiento del huevo (si se produce a partir de la semana 10).

 

Síntomas de aborto retenido

Los abortos normalmente desarrollan sangrado, calambres y dolor, síntomas bastante característicos que indican la muerte del feto. Pero en el caso del aborto retenido, este no muestra ningún tipo de sintomatología y al no expulsar los restos, la mujer no nota nada.

Por este motivo, la única manera de descubrir esta situación es en una revisión rutinaria en la que se lleve a cabo una ecografía. Será esta prueba la que revele que el corazón del feto ya no late (y que incluso nunca llegó a latir).  También puede mostrar la ausencia de signos vitales o la existencia de un saco gestacional sin embrión (un embarazo conocido como embarazo anembrionario).

En el momento en que se descubre, hay que ayudar al organismo a eliminar al embrión o feto cuando antes, tanto por lo doloroso que puede ser psicológicamente hablando, como por la infección que puede originarse, además de otros problemas como una alteración grave de la coagulación, hemorragias o incluso la muerte de la madre. Es importante entonces, acudir inmediatamente al ginecólogo si se detecta alguna molestia. 

¿Se puede volver a concebir?

Lo que debemos saber es que un aborto es un mecanismo que utiliza de manera natural el cuerpo para poner fin a un embarazo que, debido a alguna causa u otra, no funciona como debería. Esto quiere decir que, por lo general, un siguiente embarazo no tendría por qué tener inconveniente en desarrollarse como debería.

La recomendación es dejar pasar dos o tres ciclos menstruales antes de volver a intentar un nuevo embarazo con el objetivo de que las hormonas de la mujer se hayan regulado.

En el caso de que fuera una circunstancia que ocurriese más de dos veces, sí que convendría hacer un análisis cromosómico con el fin de detectar si hay algún tipo de problema con los padres. También es esencial, como ya decíamos, que se expulsen cuanto antes los restos del anterior embarazo para que no se produzcan infecciones y no se contamine la siguiente gestación en caso de quedar embarazada demasiado pronto. 

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo