Ser Padres

¿Qué es el trastorno de comunicación social en niños?

Es importante conocer algunos síntomas para saber detectar ciertos trastornos que pueden presentar los niños. En este caso vemos los efectos que pueden aparecen al padecer el trastorno de comunicación social.

Los niños que lo padecen no tienen problemas con el habla y son tan inteligentes como cualquier otra persona. Se trata más bien de un trastorno que provoca tener dificultad para comunicarse de una forma apropiada socialmente.
El trastorno de comunicación social (SCD, por sus siglas en inglés) es una condición que no impide hablar o tener problemas con las reglas del lenguaje, sino que la dificultad la presenta con la pragmática, el área de la lingüística que se encarga de crear e interpretar el significado de las interacciones.
Es decir, que un niño con este trastorno no va a tener dificultad para entender las palabras, para pronunciarlas o para construir oraciones, pero sí la tendrá para usar el lenguaje en las diferentes situaciones sociales que se le presenten y, por tanto, a la hora de mantener conversaciones.
Forma parte de un grupo de trastornos conocidos como trastornos de la comunicación, entre los que se incluyen el trastorno del lenguaje, el del sonido del habla, el de la fluidez (tartamudez) y el de la comunicación social, que tratamos aquí.

Síntomas del TCS

Estas son algunos de los síntomas que podrían indicar que el niño o adolescente lo padece:
  • Retraso para alcanzar las bases del lenguaje (hitos de la comunicación social, por ejemplo, usar gestos para saludar a personas).
  • Tener un interés bajo en interactuar socialmente.
  • No iniciar las interacciones sociales.
  • Tener dificultad para usar el lenguaje en situaciones concretas (saludar, compartir datos, cambiar de tono para adaptarlo al contexto…).
  • Problemas para captar algunas señales, como las expresiones faciales.
  • Responder de forma atípica o muy brevemente a los intentos de otros por socializar.
  • No comprender la ironía o entender lo que se dice exactamente de manera literal.
  • Problemas para entender cosas que se sobreentienden y que pueden no mencionarse al hablar.
Puede ser que las personas que lo sufran no sigan las normas de comunicación oral o que no comprendan el intercambio que se da cuando hay una conversación. Esto puede dificultar la conexión con las demás personas, en el caso de los niños en el colegio.
Como decíamos, este trastorno no tiene nada que ver con la inteligencia, pero sí que puede llegar a afectar al aprendizaje y al progreso académico (ya que los que lo sufran pueden retrasarse con la lectura y la escritura y, por ende, tener dificultades en los futuros retos de su trabajo).
Normalmente, se evidencia este problema en edades tempranas, pero suele ser común que se diagnostique más tarde, ya que es probable que los síntomas pasen desapercibidos para la gente de su alrededor.

Tratamiento del trastorno de la comunicación social

Aunque no existe aún un tratamiento específico, la forma de tratarlo es mediante la terapia del habla y el lenguaje con la que entrenar las destrezas sociales.
Los especialistas de este campo, terapeutas del habla y del lenguaje, pueden ejercitar las capacidades de los niños para conversar tanto de manera individual como en pequeños grupos. No obstante, los padres también podrían ayudar a sus hijos desde sus casas siguiendo algún programa de capacitación para padres que tenga este fin.

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

tracking