Color de la orina

Orina amarilla en el embarazo: ¿es lo normal?

Al igual que otros aspectos propios de la gestación, los cambios de color en la orina también se producen debido a la acción de las hormonas y otros factores. Descubre qué significan las distintas tonalidades que puede adquirir durante el embarazo y por qué ocurre este fenómeno.

La piel de la mujer cambia según avanza la gestación, su cabello también lo hace y obviamente el abdomen también se modifica conforme va creciendo y desarrollándose el futuro bebé que se prepara para llegar al mundo. Los cambios físicos e internos que viven las embarazadas son visibles.

Uno de los mismos y al que en muchas ocasiones no se le presta demasiada atención es el color de la orina, y el caso es que, según tenga una tonalidad o una textura diferente puede suponer la señal de aviso de que algo no va bien. Descubre lo que significa cada uno y el por qué se produce este cambio de color en el embarazo.

El color de la orina de una embarazada

Para empezar, debemos saber que la orina de cualquier persona puede presentar distintos colores. Los más habituales son: el transparente, el amarillo claro e intenso, el amarillo oscuro, el marrón, el rojo y el espumoso.

El tono normal de la orina en buenas condiciones de salud es el amarillo brillante típico con mayor o menor densidad. Es el que debería ser el más común, no obstante, cuando se trata de una embarazada, los cambios hormonales hacen que se modifique dicho color.

Las hormonas provocan en la mujer que ligeramente su orine adopte un tono más oscuro. Lo habitual, entonces, durante el embarazo es un color que debe encontrarse dentro de los amarillos, desde claro hasta oscuro.

¿Qué significa cada color?

color orina
Fuente: iStock

En la etapa del embarazo, el color de la orina varía y cada tonalidad significa una cosa diferente:

  • Amarillo brillante: es el color habitual de una persona saludable por lo que es totalmente normal.
  • Amarillo claro: es muy frecuente ya que cuando una mujer está embarazada aumenta su frecuencia de orinar. Esto es debido a que la presión que ejerce el bebé provoca que la vejiga tenga menor capacidad, por lo que, al expulsarse antes, se concentra menos y el color es más claro.
  • Amarillo oscuro: puede deberse a las náuseas y vómitos frecuentes, ya que afectan a la hidratación y con ello se oscurece la orina. Si esto ocurre, para mantener una buena salud se debe cuidar la ingesta de líquidos. Si adquiere un color marrón puede deberse también a algunos alimentos como verduras o frutas.
  • Rojo o rojizo: es una señal de una posible infección o una cistitis, por lo que lo más recomendable es que acudas directamente a un centro médico. Normalmente se necesitarán algunos medicamentos para combatir este problema.

 

¿Por qué hay cambios de color de la orina en el embarazo?

Es sabido por todos que la gran revolución hormonal que se vive durante el embarazo supone la aparición de síntomas propios del mismo: náuseas, sensibilidad mamaria, retención de líquidos o cambios de color en la orina, entre otros. Estos últimos se producen por varios factores:

  • El aumento del nivel de filtración de sangre por parte de los riñones.
  • El consumo de vitaminas prenatales que haya tenido la embarazada.
  • La deshidratación leve que produzcan las náuseas y los vómitos que provocan que se oscurezca la orina.
  • El incremento de la frecuencia de orinar, que hace que sea más clara porque se concentra menos.
También te puede interesar:

Continúa leyendo