Recetas sanas para niños

¿Cómo hacer focaccia fácil con niños? Receta sencilla

La focaccia es una especie de pizza casera que puede sacaros de un apuro a la hora de preparar cenas y meriendas para niños. Esta de tomate y orégano está riquísima.

La focaccia es una de las recetas más emblemáticas de la gastronomía italiana. Los ingredientes que suelen acompañar a esta elaboración, con el aceite de oliva como gran protagonista, convierten a esta receta en una gran embajadora de los aromas y sabores delas regiones del Mediterráneo.

Según la Asociación Italiana de Alimentos, la focaccia fue durante mucho tiempo el alimento de pastores, campesinos, marineros o pescadores gracias a su gran aporte energético. Se trata, por tanto, de una elaboración extendida por toda Italia, que puede variar en función de la zona en la que nos encontremos. Solo en Apulia, una región del sur de Italia, hay 40 tipos de focaccias diferentes.

El proceso de preparación de la focaccia es muy sencillo. En pocos pasos podremos tener una deliciosa receta de una gran versatilidad. En esta ocasión, proponemos una versión más clásica con orégano y tomate, pero podemos añadirle más verduras o incluso incorporar algún embutido para hacer una receta más completa.

A sabiendas de que en verano pensar en cenas, meriendas y cenas para los niños puede ser un auténtico quebradero de cabeza, hemos querido poneros las cosas un poquito más sencillas y ofreceros alguna que otra receta sencilla y sana para los más peques de la casa. ¡Con esta se chuparán los dedos!

¿Os animáis a hacer esta focaccia de tomate y orégano con los niños en casa este verano?

Categoría

Con niños

Ingrediente Principal

Harina

Ingredientes:

focaccia con niños
Fuente: iStock
  • 350 gramos de harina de trigo
  • 220ml de agua tibia
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • ½ cucharada de sal
  • ½ cucharada de azúcar
  • 15 gramos de levadura fresca Levital
  • Tomates Cherry
  • Orégano
  • Sal gruesa y aceite de oliva (para la superficie)

Paso a Paso:

Comenzaremos disolviendo la levadura fresca en el agua tibia. Después, mezclamos la harina con el azúcar y hacemos un agujero en el centro, donde incorporaremos la disolución de la levadura. Por último, añadimos el aceite y la sal y comenzamos a mezclar.

Tenemos que remover bien los ingredientes hasta que queden completamente integrados. A continuación, enharinamos la encimera de la cocina y trabajamos la masa sobre ella. Para realizar el amasado, plegamos la masa sobre sí misma, con fuerza, una y otra vez hasta que veamos que es homogénea y fina. Después, le damos forma de bola y la metemos en un recipiente donde la dejaremos reposar, tapada con un paño, hasta que haya doblado su tamaño.

Mientras tanto, preparamos la bandeja del horno engrasándola con un poquito de aceite. Una vez la masa haya aumentado su tamaño, la extendemos en la bandeja de manera uniforme. Recuerda que, en el caso de las focaccias, el grosor no debe superar el centímetro.Después, dejamos reposar nuevamente hasta que la masa doble su tamaño.

Pasado este segundo periodo de reposo, y mientras precalentamos el horno a 180ºC, presionaremos la masa con los dedos para, después, repartir la sal gruesa. A continuación, cortamos los tomates Cherry por la mitad y los repartimos por toda la masa. Por último, espolvoreamos el orégano y rociamos la superficie con aceite de oliva. Horneamos durante 30 minutos aproximadamente (hasta que veamos que está dorada) y, ¡ya tendremos nuestra focaccia preparada!

 

Receta elaborada por los expertos cocineros de Levital

Marta Moreno

Marta Moreno

La responsable de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo. Es graduada en Periodismo y en Publicidad y Relaciones Públicas con máster en Marketing Digital, Comunicación y redes sociales.

Continúa leyendo nuestras recetas...