Polémica por el aceite de palma

¿Hay aceite de palma en la leche materna?

4 minutos

La leche materna lleva en su composición ácido palmítico, la principal grasa saturada del aceite de palma. Le consultamos a Nania Schärer-Hernández, experta en leche materna, quien nos tranquiliza ante el revuelo con el aceite de palma en los alimentos que le damos a nuestros hijos, especialmente cuando se trata de leche materna.

lactancia materna y ácido palmitico

El 30% de la producción mundial de grasas y aceites provienen del aceite de palma, un aceite vegetal rico en grasas saturadas, fundamentalmente el ácido palmítico. Son muchos los productos manufacturados que llevan aceite de palma, entre ellas las leches de fórmula que le damos a nuestros bebés. Está en tela de juicio porque empeora la salud cardiovascular, aumentando el colesterol LDL más conocido por el "colesterol malo", así como al impacto medioambiental y social de su modelo de explotación. Entre tanta alarma social y sanitaria, Mercadona ha decidido retirar este producto de su bollería y la cadena de supermercados Lidl de su surtido BIO.

La Asociación Española de Pediatría en un comunicado, tratando de tranquilizar sobre el aceite de palma, afirma que "la leche materna es el alimento ideal en el lactante y el modelo sobre el que se elaboran y desarrollan los sustitutos de la leche materna. De todos los ácidos grasos saturados de la leche materna, el ácido palmítico es el más abundante; constituye entre el 20 y el 25% de los ácidos grasos de la leche, de los que una parte importante está colocada en la posición 2 del triglicérido (conocida también como beta). En esa posición se favorece la absorción del ácido palmítico".

Le hemos consultado a Nania Schärer-Hernández, directora de Educación Global y Formación de Medela, experta en leche materna para que nos despeje dudas. Los datos hablan solos. La propia leche materna tiene ácido palmítico, y "proporciona entre un 10-12% de la energía que necesita un bebé en su dieta"¿Por qué entonces tanto revuelo? ¿Qué otras sustancias componen la leche materna? ¿Es imprescindible el ácido palmítico en nuestros hijos? ¿Por eso las leches de fórmula para bebés llevan aceite de palma? Despejamos dudas:

Entre tanta alarma, Mercadona ha decidido
SEGURO QUE TE INTERESA...

¿De qué está hecha la leche materna?

La leche humana es una sustancia viva que cambia para adaptarse a las necesidades de desarrollo del niño. No hay nada que sustituya la leche materna ya que contiene miles de ingredientes diferentes como proteínas, grasas, lactosa, vitaminas, hierro, minerales, agua y enzimas. La gran mayoría de estos ingredientes no pueden replicarse de manera artificial y seguro que existen componentes que aún desconocemos.

Además, ¡una gota de leche materna contiene aproximadamente 4.000 células vivas! ¡Cada día los niños toman miles de millones de células vivas procedentes de la leche de su madre! Estas células vivas son glóbulos blancos/leucocitos (células inmunes que luchan contra infecciones) que aumentan rápidamente su número si el niño o la madre están enfermos.  

Otras células vivas en la leche de la madre son las bacterias comensales. Estas están presentes en la leche en una cantidad saludable y juegan un papel importante en establecer la flora intestinal del bebé, además de protegerle contra infecciones y contribuir a la maduración del sistema inmune.

Recientes investigaciones demuestran que la leche materna también contiene células madre, uno de los componentes más importantes del desarrollo humano que, además, podrían ser un mecanismo de reparación interno.

¿La leche materna lleva, como el aceite de palma, acido palmítico?

El 50% de los ácidos grasos de la leche de los mamíferos, incluyendo la leche materna, son ácidos grasos saturados. El ácido palmítico proporciona, a través la leche materna, entre un 10-12% de la energía que necesita un bebé en su dieta.  Otros ácidos grasos saturados que segrega la glándula mamaria son el cáprico, láurico y mirístico.

¿Por qué tanto revuelo con el aceite de palma si la propia leche materna lleva?

Parte de los comentarios recientes sobre el aceite de palma no se refieren al ácido palmítico en sí, sino a contaminantes (glicidol 3-MCPD y derivados) que se generan durante el proceso de refinado del aceite de palma.

Una pregunta interesante sería saber cómo las propiedades únicas de la leche humana permiten al bebé crecer y prosperar en una dieta de ácidos grasos altamente saturados que, en otros contextos y etapas de la vida, se consideraría que aumentan el riesgo de padecer determinadas enfermedades.

La leche humana tiene propiedades como los complejos grasos de glóbulos lípidos y estructuras de triglicéridos, que son estructuras que no solo permiten la absorción eficiente y procesamiento de una dieta rica en grasas y en ácidos grasos saturados, sino que también proporcionan energía al metabolismo y favorecen el crecimiento sin provocar estrés metabólico en el niño.

Así que, la cuestión no es solo si el ácido palmítico está presente, sino si es parte de los triglicéridos y qué estructura tiene en ellos. En la leche humana, el ácido palmítico aparece sobre todo como β-palmitato. El β-palmitato influye de manera positiva en la metabolización de los ácidos grasos, aumenta la absorción de calcio, mejora la calidad en la formación de los huesos y la consistencia de las heces, además de tener un efecto positivo en el desarrollo de la microbiota intestinal.

El ácido palmítico de la leche humana no es solo una fuente de energía, sino que también proporciona ácidos grasos a los lípidos de la membrana y tiene un papel principal en la señalización neuronal y en la actividad del canal iónico de calcio.

Etiquetas: alimentación del bebé, bebé, lactancia, leche materna

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS