Ser Padres

Cucú-tras o escondite: Mucho más que un simple juego para tu bebé

Desde que son bebés les encanta jugar al escondite o cucú-tras. Pero es que muchos juegos que parecen solo eso, en realidad son mucho más. ¿Sabías que para tu bebé, sentir que estás preocupado porque no lo encuentras le hace sentirse querido?

Los juegos de estimulación… hemos hablado largo y tendido sobre la importancia de jugar con nuestro bebé desde que llega a casa, de interactuar con él e ir diciéndole, desde la primera vez, todo lo que vamos a hacerle: ‘ahora te voy a cambiar la ropa’; ‘tenemos que ir a darte un baño’; ‘ha llegado la hora de dormir’.
Relacionado con esto, hace poco os hablábamos de un estudio que conectaba directamente la buena autoestima de nuestros hijos con el número de horas que jugásemos con él o ella. Esta investigación en concreto avalaba la importancia del juego en el desarrollo motor, cognitivo, social y emocional de los niños. Por eso, venía a decir que es muy importante que los padres compartiesen con el menor tiempo de juego; de esa manera, el niño sentiría que es alguien querible e interesante, ya que sentirá que es capaz de generar felicidad cuando sus progenitores interactúan con él.
Pues bien, algo parecido pasa con el famoso juego del escondite o el ¡cucú-tras! Un pequeño entretenimiento que utilizamos a menudo para sacar una fuerte sonrisa o carcajada en nuestro bebé y que, sin embargo, aparte de para eso, a ellos les sirve para sentirse queridos y alagados.
Y lo hace, precisamente, porque escondiéndose detrás de una toalla, tapándose la cara con sus manitas o agachando la cabeza a modo de escondite, los papás dejamos de verles: se sienten invisibles para nosotros.
Cuando formulemos la pregunta mágica de ‘ui, ¿dónde se habrá metido este niño?’, ‘¡Ay! Que no lo veo’… a ellos les ilusionará ver cómo mamá o papá le han echado en falta cuando no está. Por tanto, es una manera de comprobar que sufren la misma inquietud que él cuando faltan sus papás. Nos parece un sentimiento tan puro y tan bonito que ahora no podremos para de jugar en todo el día.
Este sencillo juego va evolucionando con el paso de los años hasta convertirse en el famoso escondite al que juegan todos los niños. En esta etapa vital tiene otros beneficios para su desarrollo y podemos encontrar, también, algunos educativos. ¿Quieres conocerlos? Te los contamos a continuación.
tracking