Receta para toda la familia

Receta para evitar resfriados: focaccia de romero y limón

El limón tiene un montón de propiedades, como la de fortalecer el sistema inmunológico, así que, una receta con limón y romero como protagonista es genial para el invierno.

¿Sabías que el limón es muy beneficioso para la salud? Los limones cuentan con un alto contenido en vitamina C, lo que ayuda a reforzar el sistema inmunológico además de reforzar la absorción del hierro de los alimentos, lo que contribuye a combatir la anemia. Los limones también son ricos en minerales como el calcio, el potasio, el hierro, manganeso y fósforo. Sin duda, un alimento que debe estar presente de una manera u otra en nuestra dieta.

A continuación, os proponemos una receta de focaccia con el limón como protagonista. Su elaboración es muy sencilla y el contraste de sabores con el romero, seguro que conquistará a todos los paladares.

Es una receta muy sencilla, que podéis utilizar para pasar un poco de  tiempo de calidad en familia, ya que es apta para que los niños ayuden (eso sí, siempre bajo la atención de algún adulto). Perfecta, sobre todo, para días en los que no sabéis qué cenar y queréis algo sano.

¿Te animas con esta receta?

Categoría

Con niños

Ingrediente Principal

Harina

Ingredientes:

  • 350gr de harina de trigo
  • 220ml de agua tibia
  • 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
  • ½ cucharada de sal
  • ½ cucharada de azúcar
  • 15gr de levadura fresca Levital
  • Romero fresco
  • Sal gruesa y aceite de oliva (para la superficie)

Paso a Paso:

Para empezar, disolvemos la levadura fresca en el agua tibia. En un recipiente grande, echamos la harina y el azúcar. Mezclamos y después, hacemos un agujero en el centro en el que incorporaremos la disolución de la levadura.

A continuación, añadimos el aceite y la sal y mezclamos de nuevo hasta que todos los ingredientes queden completamente mezclados. Después, colocamos la masa sobre una encimera previamente enharinada. Para trabajar la masa, tendremos que plegarla sobre sí misma, con fuerza, una y otra vez, hasta que tengamos una masa homogénea y fina y deje de pegarse a los dedos. El amasado es similar al que hacemos cuando vamos a elaborar pan.

Una vez tengamos la masa en el punto óptimo, hacemos una bola con ella. La colocamos en un recipiente que taparemos con un paño para después, dejarla reposar hasta que doble su volumen.

Mientras tanto, preparamos la bandeja del horno. Para ello, echamos un poquito de aceite sobre ella hasta que quede bien engrasada. Cuando haya pasado el tiempo de reposo, extendemos la masa en forma rectangular sobre la bandeja de manera que quede repartida lo más uniforme posible. Recuerda que el grosor no debe superar un centímetro.

De nuevo, dejamos reposar la masa hasta que vuelva a doblar su tamaño. A continuación, presionamos con los dedos toda la masa y añadimos aceite de oliva por encima. Precalentamos el horno a 180ºC. Cortamos el limón en rodajas y lo repartimos por encima de la masa, añadimos el romero fresco y esparcimos la sal en escamas.

Después, metemos la focaccia en el horno y horneamos durante unos 30 minutos aproximadamente o hasta que veamos que empieza a dorarse. Una vez esté lista, la sacamos del horno, la dejamos enfriar y, ¡ya tendremos lista nuestra focaccia de romero y limón!

Receta elaborada por los expertos cocineros de Levital

Continúa leyendo nuestras recetas...

#}