Dormir con el bebé

Colecho y relaciones sexuales, ¿cómo compatibilizarlo?

3 minutos

Hace años nuestros abuelos vivían en una misma habitación con sus padres e hijos, y no tenían inconveniente para tener descendencia. Sin embargo ahora nos planteamos cómo mantener relaciones sexuales cuando nuestro bebé, o hijo ya algo más mayorcito, duerme entre nosotros.

También te puede interesar: Formas de colecho
COLECHO

El colecho es el dormir con los hijos, bebés o niños pequeños, todos los días en la misma cama. Esto es elección de los progenitores. Por tener una edad muy corta, por tener dolores, dormir mal, por comodidad… son múltiples los motivos que pueden tener madres y padres para compartir el espacio de dormir.

Si bien, esto no tiene por qué entorpecer la vida sexual de la pareja. Recordemos que, normalmente, los progenitores son dos personas. Por lo tanto, ambos deben compartir responsabilidades, no debe recaer el peso total en uno de ellos. Es bueno mencionar esto, ya que de vez en cuando parece que la educación y cuidado del pequeño queda a cargo de la madre.

El nacimiento de un nuevo miembro en la familia puede repercutir en la intimidad, en el pasar tiempo juntos y en la vida sexual. Surgen nuevas tareas, más preocupaciones, hay que compatibilizar el trabajo laboral con el del hogar… Un montón de desafíos se ciernen sobre nosotros y muchas veces no sabemos afrontarlos. Por eso mismo, vamos a tratar una serie de claves para compatibilizar el colecho con la intimidad en pareja.

Estrategias para promover las relaciones sexuales

COLECHO

Tened en cuenta que la relación es de dos. La intimidad puede verse afectada, ya que ahora compartís el espacio con un nuevo miembro de la familia. Buscad momentos para estar a solas, compartir preocupaciones, intereses, curiosidades… Es importante mantener el vínculo que os unía hasta el momento. El tener un hijo puede ayudar a fortalecerlo, si estáis dispuestos a ayudaros.

Por lo tanto, la intimidad también tiene que ver con la comunicación, el cariño, la apertura y el cuidarse mutuamente. No solo con la erótica.

Con respecto a la erótica. Podéis mantener relaciones sexuales en el cuarto. El bebé estará durmiendo y no será consciente de nada, ni se acordará. De todas formas, si tenéis miedo a despertarlo u os da un poco de reparo, tenéis muchas alternativas. Por ejemplo:

  • Id al salón, a la cocina… a cualquier espacio del hogar. No tenéis por qué tener  sexo siempre en la cama de la habitación principal.
  • Aprovechad las  siestas del pequeño para tener contacto íntimo.
  • Fomentad la erótica. Mientras uno de los dos alimenta al pequeño antes de que duerma, el otro puede preparar un ambiente romántico en el salón. Las velas y los aromas ayudan a crear un ambiente cálido.
  • Los mejores momentos del día para tener relaciones: la mañana y el mediodía. ¿Por qué? Muy sencillo. Si habéis descansado bien, a la mañana tendréis las pilas cargadas. Al mediodía, porque la mayoría de personas vuelven del trabajo y el pequeño dormirá la siesta. El peor momento es la noche ya que la larga jornada de trabajo y del hogar, puede acabar con las energías acumuladas.
  • Una noche o un fin de semana podéis dejárselo a algún familiar o amigo, que esté encantado de ayudaros.

En definitiva, recordad, todo depende de vuestra imaginación y creatividad. Las limitaciones solo nos las ponemos nosotros mismos. Contamos con un gran abanico de posibilidades. La sexualidad y la erótica incluyen muchas formas de expresión: caricias, abrazos, miradas, cogerse de la mano… No todo tiene que ver con practicar el coito, sexo oral, etc. Más bien está relacionado con la intimidad, el fomento del bienestar y la complicidad de la pareja.

Etiquetas: dormir al bebé, relaciones sexuales

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS