Frases de niños

Las ocurrencias y frases más divertidas dichas por niños

La imaginación de los niños no tiene límites y mucho menos su inocencia. Aquí te dejamos algunas ocurrencias de los niños más atrevidos.

Frases divertidas de niños
Foto: freepik

La falta de conocimiento de los niños sobre ciertas cuestiones, su forma de usar la lógica y el poco filtro que tienen al decir según qué cosas, poniéndonos en aprietos, motivan que los más pequeños suelten ocurrencias ante las que apenas podemos contener una carcajada. Nos encanta repasar frases dichas por niños porque tienen la bonita capacidad de divertir en su inocencia.

Por eso hemos recopilado algunas de ellas, bien escuchadas por miembros de nuestro equipo de boca de sus familiares pequeños, bien vistas en foros especializados y redes.

Los niños son muy observadores y no dudan en preguntar cuando hay algo que no entienden. Con mucho cariño, paciencia y un lenguaje adaptado a su edad, padres, madres y otros familiares tratan de explicar el porqué de ese fenómeno que les interesa, aunque nunca se sabe por dónde lo van a tomar.

Niños hablando de cosas que no entienden, a su manera

—Papá, ¿qué son esas lucecitas que tiene el camión arriba en la parte de atrás? 

—Son unos pilotos de luz para indicar la altura.

—¡Ah! ¿Y puede volar?

 

[Niña tocando una tela de terciopelo] 

—Mira, prima, esto está a gustito.

 

Sinceridad sin tapujos

Tampoco dudan en expresarlo cuando algo no les conviene, y estas frases dichas por niños dan buena cuenta de ello. ¿Y cómo se les reprende sin aguantar la risa?

—Mamá, ¿qué hay de comer hoy?

—Verduras.

—¡Jo! Siempre me estás dando porquerías.

 

—Cuando te fijes en alguien tienes que fijarte en el interior y no solo en el físico, que sea bueno, que te hable bien...

—Tía, ¿podemos dejar de hablar de sexo ya?

 

—Algún día tendrás sentimientos hacia los niños.

—Ya los tengo.

—¿Ah, sí?

—Sí, ¡me ponen enferma!

 

Buscan la manera de salirse con la suya

Muchas de las frases dichas por niños parten de los inflexibles que se muestran a veces en las negociaciones. De hecho, una manera de introducirse en sus pensamientos para poder corregirles es comprobar hasta dónde pueden llegar, haciéndoles preguntas sobre un tema determinado.

—¿Puedo comer un poco de tu caramelo?

—Me lo han regalado por el Día de la Madre.

—Eres madre por mí.

 

—Papá, ¿podemos tener un gatito?

—Soy alérgico, no podemos estar en la misma casa.

—Tú puedes dormir fuera.

 

Escurrir el bulto es un arte

¿Alguna vez te ha dicho un niño “eso aún no lo he dado” al preguntarle sobre alguna materia escolar? Es habitual que se quieran desprender de ciertos cargos y responsabilidades, y saben muy bien qué lugar ocupan en casa. No son de extrañar, pues, estas otras frases dichas por niños.

—Cariño, ¿qué se dice cuando haces algo mal?

—¡Yo no lo hice!

 

[Una mamá a su hijo] 

—¡Ni siquiera has notado mi cambio en el pelo!

—No estoy casado contigo, ¡ese no es mi trabajo!

 

Interpretación libre de grandes clásicos de la música

Nos encanta también oírles cuando están cantando. Van más allá de esos adultos que inventan parte de la letra cuando no se saben la canción, ¡ellos inventan palabras! Y siempre queda la curiosidad de saber dónde habrán aprendido ciertas canciones.

[Niña cantando una canción de Shakira] 

—¡Ollomanqui [oye, mami], me vuelvo loca!

 

—Mami, ¿por qué la canción dice Juan, chu, gri-fo [one, two, three for]?

  

Seguro que tú también sabes muchas frases dichas por niños de lo más hilarantes, que se unen a sus peculiares pronunciaciones cuando aprenden a hablar y a esas travesuras propias de la edad. Los familiares, además de hacer pedagogía, tienen motivos de sobra para echarse unas risas.

Continúa leyendo