Alimentación infantil

¡Mi niño no come! Causas y consejos para combatir la inapetencia infantil

6 minutos

¡Mi niño no me come! 10 consejos para que el niño coma y 7 ideas para mejorar los hábitos alimenticios de tu hijo por el especialista Pedro Toranzos,director de Prodieta en Centro de Nutrición y dietética.

10 CONSEJOS PARA QUE EL NIÑO COMA

En España, según el estudio de Consumer Eroski, Trabajo y alimentación: Cómo alimentarnos según nuestra edad y tipo de trabajo, entre el 10-25 % de los niños de uno y cinco años son llevados al pediatra con la queja de sus padres de que no comen. Además, que cuando lo hacen, se alimentan con desgana y entre protestas y parece que no crecen lo suficiente.

Antes de preocuparse, se han de tener en cuenta varios factores. El primero de ellos es que, en esa franja de edad, el ritmo de crecimiento habitual es solo entre el 20%-30% con respecto al que tienen durante el primer año de vida. Por eso, es habitual, que a esta edad, los niños tengan menores requerimientos nutritivos y disminuya también su apetito por una cuestión totalmente fisiológica. Por otro lado, los niños suelen estar más interesados por el mundo que les rodea que por los alimentos.

Junto a esto, al mismo tiempo, es preciso distinguir entre inapetencia reciente, falsa o verdadera. La primera de ellas aparece cuando el niño sufre una enfermedad aguda, y que suele, normalmente, desaparecer, cuando ésta lo hace. El segundo tipo debemos sospecharla cuando nuestro hijo come muchas golosinas, toma zumos durante todo el día, consume abundante cantidad de leche, come a deshora, y no acepta determinados alimentos, como por ejemplo, las verduras.

Sin embargo, la verdadera inapetencia es aquella que frecuentemente se presenta en un niño que tiene un peso por debajo del normal para su edad y que se encuentra sin energías o desganado. Esta situación, suele ser, generalmente, sinónimo de que puede existir una enfermedad relacionada con la alimentación, y es el médico el encargado de realizar el diagnóstico y comenzar el tratamiento lo antes posible, para que el niño pueda reiniciar una  alimentación adecuada y recuperar su peso lo antes posible.

La importancia de la dieta mediterránea

La organización Pediatría Nutricional, presentó en 2014, durante el Congreso Nacional de Pediatría, una investigación sobre la inapetencia infantil idopática en niños de 1-5 años y cómo podría afectarles seguir la Dieta Mediterránea Tradicional (DMT). Al finalizar el estudio, se observó que la adopción de la dieta mediterránea puede contribuir positivamente a la mejoría de los pacientes. Siendo así que el 34,8% de los pacientes superó su inapetencia completamente y otro 40,6% lo hizo de manera considerable. Además, se reveló un muy elevado grado de satisfacción por parte de las familias que participaron en el estudio.

Junto a todo lo apuntado hasta ahora, es preciso tener en cuenta, que,  si el peso y la altura de nuestros hijos se sitúa dentro de los márgenes de crecimiento ¡podemos estar tranquilos!. Y por otro, si les observamos que están activos y vivaces, no hay motivo para preocuparse aunque se salten alguna comida o no se acaben todo lo que hay en el plato. Porque lo normal es que estén tomando lo que su organismo según su constitución.

10 consejos para que el niño coma

Mi niño no me come: Consejos para prevenir y resolver el problema

En el libro Mi niño no me come: Consejos para prevenir y resolver el problema, el pediatra Carlos González nos da un buen número de pautas muy útiles y prácticas cuando los hijos no comen.

1. No obligar nunca a comer a un niño. Un adulto puede que se niegue a probar bocado por los dictados de la moda, pero a un hijo pequeño es posible que no le pesen las normas sociales, y por tanto, no es bueno insistir en que trague la comida a toda costa.

2. Adaptar las cantidades de alimentos. Cada persona necesita un aporte calórico determinado. De ahí que la alimentación no sea una ciencia exacta. Unos comerán muchos y otros poco. Lo importante es que nuestros hijos coman según sus necesidades fisiológicas. Por eso, antes de servir la comida, es bueno preguntarles qué cantidad quieren. Y si es una pequeña ración y se la terminan, pregúntales si quiere más. Tendrá así la satisfacción de repetir.

3. Enfermedades y celos. Son factores que suelen provocar rechazo a la comida, y habitualmente, suelen ser transitorios. Por eso, una vez superados, lo normal será que les vuelva apetito.

4. Evitar la incomprensión. Ponte en el lugar de sus hijos e imagínate qué pensarían si de repente se ven atacados por aquellos en quienes confían, que, además, les insisten en que coman y coman cuando ya no les entra más, y que encima se enfadan y les gritan.
5. Verduras en su justa medida. Las verduras contienen mucha fibra y escasas calorías. Por eso, unas pocas cucharadas les servirán para saciarse.

6. La fruta. Con las frutas suceder algo similar que con las verduras. Si las rechazan, prueba a darle una manzana o una pera en trocitos.

7. Guerra contra las chucherías. Lo aconsejable es que los dulces y las chuches las tomen en cantidades reducidas.

8. Acostumbrarles a comer de todo. Obligar a los niños a comer un determinado alimento es la mejor forma de lograr que lo odie para el resto de su vida. Además, si no se les fuerza, acabarán probándolo.

9. Comer solo. En ocasiones un niño puede negarse a comer porque quiere meterse él mismo el alimento en la boca y no le dejan. Por eso, aunque se prolongue la hora del almuerzo y ponga todo perdido es preferible concederles cierta independencia.

10. Táctica. No es recomendable guardar la comida para la cena. Además, se han de evitar los enfados y los sobornos sentimentales tipo “Si no comes, no te quiero” o promesas como “si te lo comes todo, te doy un caramelo”. En el primer caso, lo que se transmite a los niños es que hay que comer por amor y no por hambre. Y en el segundo, el dulce es el premio y no un alimento bueno, que para ellos representará una obligación.

7 ideas para mejorar los hábitos alimenticios en lso niños

SEGURO QUE TE INTERESA...
  1. La mejor manera de estimular y animar a los niños a comer es dándole ejemplo. Porque los niños imitan a los adultos que ven en su entorno y en especial a los miembros de su familia.
  2. Reduce la oferta de golosinas a días concretos.
  3. Ten en cuenta las preferencias gastronómicas de los hijos sobre la preparación y variedad de los platos que les gustan. Junto a esto, habitúales a probar de todo para poder saber si les gusta o no. Además, al mismo tiempo, es aconsejable presentar la comida como un descubrimiento y no como un deber, dejándoles libertad también para expresar su rechazo. Porque la comida tiene que ser un momento de placer y no una ocasión de tensión.
  4. No es bueno dejar que los niños coman a deshoras y es muy conveniente estar pendientes de lo que come fuera de casa: colegio, comidas y celebraciones …
  5. Establece un programa de comidas en casa que incluya desayuno, comida, almuerzo, merienda y cena.
  6. Ofrece nuevos alimentos a tus hijos en cantidades pequeñas y combínalos con sus platos preferidos.
  7. Cuida el cómo se come en casa. La manera de estar y el ambiente que haya en la mesa son muy importantes y forman parte de la educación alimentaria. De hecho, es aconsejable evitar compaginar la comida con otras actividades y juegos.

Pedro Toranzos es director del Centro de Nutrición y Dietética Prodieta

Etiquetas: alimentación complementaria, alimentación del bebé, alimentación niños, aprender a comer, problemas para comer

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS