¡Mejor andando!

Beneficios de no ir al colegio en coche

Existen matices importantes entre ir al colegio y que te lleven, así que los expertos aconsejan evitar en la medida de lo posible el uso del coche para acompañar a clase a nuestros hijos.

Foto: iStock
Foto: iStock

“Si la distancia entre tu casa y el colegio lo permite, lo más recomendable es hacer el trayecto caminando o en bicicleta, ya que harán ejercicio, hablarán con sus amigos y aprenderán seguridad vial”. Son palabras del equipo de profesionales del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona en su blog divulgativo que condensan muy bien la opinión generalizada entre los expertos: para acompañar a nuestros hijos a clase es recomendable evitar siempre que sea posible el coche.

Los profesores, psicólogos infantiles, pediatras, orientadores y hasta los expertos en medioambiente coinciden en apuntar las múltiples ventajas de ir al cole andando, en bici o patinete antes que en un vehículo de motor, siendo el coche el más utilizado pero no el único porque también hay familias que acuden en autobús a dejar a los peques en clase, por ejemplo.

Los beneficios de renunciar al coche son de naturaleza variada. En primer lugar, es saludable porque fomenta la actividad física en los niños y niñas -y también en vosotros-. El gasto calórico existe por corto que sea el trayecto y encima es una manera muy eficaz de acostumbrarles a andar o moverse en transportes respetuosos con el medioambiente. 

Del mismo  modo, mentalmente es una forma inmejorable de empezar el día para reducir el estrés. Desde luego, muchísimo mejor que “apalancarse” en la silla del coche hasta llegar al cole. Ojo, a los adultos también les afecta en el mismo sentido porque es mucho más sencillo de controlar un trayecto a pie que no uno en coche, donde las circunstancias son mucho más cambiantes y, en consecuencia, estresantes.

Además, el paseo hasta clase es una oportunidad de aprendizaje en sí misma porque si vais con el tiempo suficiente podéis aprovechar vuestro entorno para enseñarles cosas nuevas y alimentar su curiosidad, para ir jugando o simplemente charlando de forma distendida, lo cual potenciará vuestro vínculo.

Acudir a pie, en bici o patinete a clase también es una herramienta magnífica para inculcar a los más peques las cuestiones básicas de la educación vial, que poco a poco están en disposición de ir aprendiendo y asimilando. Y, en líneas generales, es más seguros que meter a los peques en el coche y salir a la carretera, si bien hay que inculcarles a conciencia las normas básicas de seguridad, incidiendo especialmente en los pasos de peatones, semáforos y en la importancia del casco de seguridad.

Por si fuera pocas ventajas, también tiene su impacto en el bolsillo y en la salud del planeta acudir al cole sin utilizar el coche. De entrada, es un granito de arena en favor de la sostenibilidad y de la calidad del aire en vuestro barrio, especialmente en el entorno próximo al cole, donde son habituales las acumulaciones de coches. Y por otro lado, es una medida que permite ahorrar dinero ya que ir en bici, patinete o a pie no implica gasto alguno más allá del inicial en los dos primeros casos; en el caminar la inversión es igual a cero. 

Por todo ello, si tenéis la posibilidad de renunciar al coche para ir a clase, no dudéis en hacerlo. Incluso en los días de lluvia puede ser divertido para los peques si disponen de calzado adecuado y paraguas.

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo