Lo mejor para su piel

Cómo elegir la ropa interior de los niños

Compartimos contigo un decálogo de consejos para que no te dejes ningún detalle fuera de la ecuación a la hora de renovar el cajón de la ropa íntima de tus hijos.

Elegir calzoncillos o bragas para tus hijos no es solamente una cuestión estética. Escoger entre los modelos de Disney, de dibujos divertidos o de colores vivos podrían hacerlo ellos sin necesidad de que la opinión de los adultos importase, pero no es así, y esta lista de consejos que compartimos contigo a continuación explica por qué:

Deja que participen

cDeja que participen: cuando compres ropa para ellos, deja que participen en el proceso. Llévatelos contigo y dales opciones entre las que escoger. Lógicamente, primero debes limitar las opciones por criterios estéticos, funcionales y económicos, pero es bueno que ellos puedan tomar la última palabra. Ayuda a que luego la utilicen y, sobre todo, es una pequeña lección de vida.

Las costuras

Mucho cuidado con los remates de la ropa interior, sobre todo si vuestro hijo o hija tiene la piel sensible, porque le pueden apretar en exceso y ser molestas después de varias horas con la ropa interior puesta. Una alternativa muy interesante son los diseños rematados con gomas elásticas, que se ajustan bien y no aprietan tanto.

Facilidad para poner y quitar

No se trata de que lleven ropa interior ancha pero sí que no se ajuste tanto como para que sea imposible que ellos mismos, poco a poco, aprendan a bajársela y subírsela. Es importante cuando estén empezando a ir al baño solos, algo que puede ocurrir incluso desde los cuatro años en los peques más autónomos -ellos desean hacerlo, y conviene darles margen si es así aunque luego les ayudemos a limpiarse, por ejemplo-.

Materia prima de calidad

No solo porque serán más resistentes y duraderas, factor importante teniendo en cuenta el uso intenso que se le da a la ropa interior, sino que además protegerá la piel de tu pequeño o pequeña. La ropa interior está en constante roce con su piel, y  encima en una zona delicada y nada ventilada, así que es conveniente apostar por la calidad antes que por la cantidad. Que las costuras no se marquen y que estén fabricadas en algodón de calidad son detalles que importan.

Las etiquetas

No es grave este asunto para escoger o no la ropa interior porque se pueden cortar, pero nunca quedará igual que si ya de fabrica viene con la información de lavado impresa en vez de etiquetada.

Que la talla sea la suya

Este consejo sirve para toda la ropa y calzado infantil, ya que muchos padres siguen renovando el armario de sus hijos con tallas que les quedan grandes “para que les dure más” y lo cierto es que es un error que puede costarles algún disgusto: en los pies, por ejemplo, ampollas, y en la ropa interior, que se mueva tanto que no proteja como debe sus genitales.

La época del año importa

Si es invierno, en el caso de los niños, los calzoncillos largos, tipo boxer, pueden ser una capa extra para combatir el frío, especialmente si pasan tiempo en la calle -recreo, parque, entrenamientos, etcétera-. En cambio, en verano, los diseños de algodón de tipo slip siempre serán más frescos, así que el momento de uso importa. Podéis tener de ambos diseños y así jugar con ellos.

El cuerpo del pequeño importa

En las niñas no influye tanto porque la mayoría de la ropa interior es braguita, más o menos alta, pero no ocurre como en los niños, que pueden llevar slip o boxer. Pues bien, para decantarse entre uno y otro tipo de calzoncillos, además de la época del año, también puede influir la fisionomía del niño. Escuchadle bien qué sensaciones tiene con ambos tipos cuando los use y preguntarle por ello: es posible que los slips no le gusten porque tiendan a subirle por el glúteo o puede que los boxer les rocen mucho en la entrepierna, por ejemplo. Probad y ajustar la mejor opción teniendo en cuenta también su opinión.

El encaje

En las niña,s hay diseños con encaje en los bordes que os pueden resultar muy monos estéticamente pero debéis priorizar lo funcional y es mejor evitarlas para que no les causen picor.

Los colores

No es decisivo este factor porque rara vez llevan los peques pantalones o faldas muy claras, pero no está de más tener en el cajón de la ropa interior algún diseño clásico, en blanco, para cuando esto ocurra. Lo normal cuando somos adultos es tenerlos, pero con los peques tendemos a apostar por los colores vivos, de ahí que no esté de más recordarte este detalle.

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo