Ser Padres

Gominolas saludables para niños que puedes hacer fácilmente en casa

Para evitar las bombas de azúcar que son las gominolas industriales, te traemos dos recetas muy distintas, ambas muy sencillas, para hacer chuches caseras.

gominolas

GominolasPeter Berglund

¿Existen las chucherías saludables? La respuesta parece clara: no. Pero, cuidado, porque a lo mejor tenemos que poner un asterisco a esta respuesta. A nivel industrial, al menos en términos generales y globales, no existen las gominolas saludables porque básicamente están compuestas por azúcar. Pero tenemos algo que contarte.
Si te gustan mucho las chuches o tus hijos las toman de vez en cuando y no es fácil quitárselas del todo de su día a día, puedes optar por aprender a hacer chucherías caseras que al menos no son una bomba de relojería llena de azúcar como las industriales de toda la vida.
Y tú dirás, “Vale, muy bien. Pero, ¿cómo se hacen gominolas que puedan ser saludables?”. La pregunta es la que corresponde, y más teniendo en cuenta que todos tenemos claro que chuches y salud no van de la mano. Pues bien, a continuación compartimos contigo dos recetas distintas para que puedas hacerlas en casa. De verdad, salen ricas y el resultado da el pego de manera sobresaliente. Y como vas a ver, la lista de ingredientes es más que aceptable en términos nutricionales.

Cintas de frambuesa

La primera propuesta que te hacemos llegar de las dos que más nos han gustado de cuantas hemos probado hasta la fecha es de la influencer de cocina Delicious Martha, que propone hacer roll-ups o cintas de frambuesa. Es importante tener paciencia, como buen explica la creadora de la receta: “Sé que es un tiempo de horno considerable, aunque sea a baja temperatura. Yo solo os enseño cómo hacerlos porque me parece supercurioso que en casa podamos tenerlos de forma tan sencilla. Si tenéis deshidratadora el trabajo es todavía más fácil”, explica.
Necesitas 200 g. frambuesas frescas, pero también pueden ser fresas, kiwi, melocotón, ciruelas…; zumo de medio limón y una pizca de endulzante (no los “kilos y kilos” de azúcar que llevan las gominolas industriales). Delicious Martha utiliza 3 gotas de flavdrops.
Para hacer tus chucherías de frambuesa, tienes que reducir la frambuesa con el zumo de limón y el endulzante durante 10 minutos en un cazo, hasta que quede una especie de compota. Estira la mezcla en una bandeja de horno de forma que quede muy fino y hornea unas dos horas a 100 grados. Cortas en tiras, enrollas (si quieres) y tienes tus chucherías de frambuesa.

Gominolas de yogur

La segunda forma de hacer chuches caseras que no sean una bomba de azúcar es de Anna Ortiz. Ella utiliza gelatina sin azúcar de fresa (un sobre), 150 ml de agua caliente y 150 gramos de yogur natural sin edulcorar.
Mezcla la gelatina con el agua muy caliente con la ayuda de una varilla y añade el yogur. Cuando la mezcla esté homogénea, reparte en un molde de silicona con la forma que quieras. Mételas una hora en la nevera para que se solidifiquen y tendrás unas gominolas caseras ideales.

Como ves, ambas recetas son muy sencillas de hacer y el paso más largo, hornear o refrigerar en cada caso, no tiene trabajo; solo requiere tener paciencia para que estén listas. Y como son muy diferentes, puedes preparar el mismo día las dos chucherías y así tener de dos tipos. Por ejemplo, si tienes una fiesta de cumpleaños en casa, no me digas que no son dos grandes ideas.
tracking