Entrevista a Alba Padró

Alba Padró: "La lactancia materna sigue siendo un proceso bastante idealizado"

¿Vas a tener un bebé? ¿Acabas de ser mamá o papá? Porque sabemos que la lactancia a veces necesita su tiempo charlamos con la autora de 'Somos la leche' (ed. Grijalbo), un compendio de respuestas para una de las etapas más importantes de la maternidad, la lactancia.

También te puede interesar: Volver al trabajo sin abandonar la lactancia ¡es posible!
Alba Padró: "La lactancia materna sigue siendo un proceso bastante idealizado"

¿Buscáis información interesante y práctica sobre cómo dar el pecho? ¿Cómo se engacha un bebé al pecho? ¿Qué es la lactancia a demanda? ¿Cuáles son las mejores posturas? ¿Y si me duele? 'Somos la leche' de Alba Padró (ed. Grijalbo) aporta todos los consejos y respuestas a las dudas más comunes y a las complicaciones que pueden surgir al amamantar al recién nacido.

Este nuevo libro de cabecera para las recién madres acaba de llegar a las librerías. 'Somos la leche' (16,90 euros) responde a las preguntas más frecuentes que se puede hacer una madre primeriza: ¿Cómo me preparo para la lactancia? ¿Qué pasa si mi bebé no se agarra bien o no gana peso? ¿Hasta cuándo debo dar el pecho y para cuándo se recomienda el destete? ¿Cómo compatibilizo la lactancia materna con la vuelta al trabajo? ¿Qué cacharros necesito realmente para dar de mamar?

La autora es auxiliar de clínica y consultora internacional de lactancia (IBCLC), y un gran referente en el mundo de la lactancia materna. Este libro también da respuesta a otras muchas cuestiones no tan comunes, como son las complicaciones que pueden surgir durante la lactancia, las distintas fases por las que pasa el bebé desde su nacimiento hasta el destete, la donación de leche materna y los grupos de apoyo.

Alba Padró descubrió con el nacimiento de su primera hija, todo un mundo desconocido para ella, el de la lactancia materna. Desde entonces, no ha dejado de formarse y de ayudar de forma voluntaria en grupos de apoyo, realizar formaciones en centros sanitarios y asociaciones y, desde 2004, atender las consultas de millares de madres en el teléfono de consultas 24 horas cómo inmunizarse ante las críticas del entorno o cómo superar el duelo y la culpabilidad que se siente con el destete o cuando no se puede amamantar con leche materna. Alba Padró es clara en este punto: lo más importante es que la mamá y el bebé se sientan bien.

Charlamos con ella sobre los problemas habituales de la lactancia, la información necesaria que necesita una mamá premeriza, la agitación por amamantamiento y otras muchas cosas. 

alba

¿Cómo nace este libro?

Nace de la ilusión de mi socia Maria Berruezo, que un día me dice que ya es hora que vaya escribiendo un libro. Me puse a ello sin mucha fe hasta que un día llegó la increíble llamada de la editorial de Grijalbo. Por fin la idea de tener un libro de lactancia publicado desde mi experiencia a lo largo de estos años tomaba fuerza. Y es que llevo muchos años escribiendo para blogs, revistas, periódicos… y ya tocaba poder tener un libro.

¿Qué nos vamos a encontrar en sus páginas?

El título creo que lo dice todo. “Somos la leche” es un libro de lactancia puro y duro, una visión realista de lo que es la lactancia, con sus maravillas y sus obstáculos. Y es que la lactancia materna sigue siendo un proceso bastante idealizado, cada vez más mujeres expresan su deseo de dar el pecho pero luego no encuentran el apoyo necesario para poder superar las dificultades habituales que pueden aparecer en el camino. Así que el libro va encaminado a ofrecer información y recursos a las nuevas madres.

¿Qué consejos te hubiera gustado oír la primera vez que diste el pecho?

Lo que quizá me hubiera gustado más oír es “lo estás haciendo genial”. Y es que consejos parece que todo el mundo saber dar, pero nadie te felicita por la labor que estás haciendo, y es que dar el pecho durante las primeras semanas y el posparto en general es una etapa de mucha dedicación y entrega.

Y luego te toca enfrentarte a los comentarios de cualquiera, que van a poner continuamente en duda lo que haces y lo peor es que te van decir qué debes hacer.

Uno de las primeras dudas que se plantean casi todas las mujeres embarazadas es lactancia a demanda o cada tres horas. ¿Qué les diría?

La lactancia es a demanda casi siempre, solo es cada 3 horas (o menos) cuando el bebé no pide, es prematuro, no gana peso, o está enfermo. Es decir, hay que ofrecer el pecho cada vez que el bebé lo demande, siempre y cuando este bebé esté preparado o maduro para ello.

Es como los adultos que comemos y bebemos cuando tenemos sed o hambre, sin necesidad ni obligación de mirar el reloj y pensar si han pasado 4 minutos o 5 horas.

La lactancia es a demanda porque el bebé hace algo espectacular, que es autorregularse, aprender a organizar su hambre y saciedad, respetar estos ritmos es clave para su alimentación en las siguientes etapas.


¿Qué es lo peor de la lactancia?

Lo peor es querer, tener dificultades y no encontrar el apoyo y las herramientas para conseguirlo. Es muy frustrante que muchas mujeres que quieren dar el pecho tengan que dejarlo por no disponer de los recursos necesarios para poder superar esas pequeñas o grandes dificultades.

¿Cuáles son las causas de una lactancia no exitosa?

Sabemos que los tres pilares básicos para una lactancia exitosa son: que la madre tenga información de calidad, que tenga el apoyo de la familia y los profesionales de la salud, y finalmente que pueda contar con la experiencia y la compañía de otras madres lactantes.

Hoy en día es complicado que las madres primerizas tengan todas estas bases antes de iniciar su maternidad y por desgracia requiere un poco de suerte e iniciativa el poder contar con los tres.


¿Cuáles son los problemas normales con los que una mujer embarazada se puede topar queriendo dar el pecho?

El principal problema es que nos centramos en el parto. Y es muy necesario hacerlo pero en 9 meses hay tiempo para todo. Hay que entender que el parto serán unas horas pero que la lactancia puede durar meses o años. Así que tenemos que dividir energías y empezar a aprender información básica de lactancia durante el embarazo. Es el momento de leer, de ir a un grupo de apoyo, de despejar dudas… Y es que las primeras dificultades aparecen justo después del nacimiento. Y si no sabes nada del tema, si no vas mínimamente preparada, puedes tener la sensación de estar subida a un coche sin conductor.

Alba Padró: "La lactancia materna sigue siendo un proceso bastante idealizado"

¿Por qué la lactancia genera tanto debate? Si lo das porque lo das, si lo haces público, si decides darlo hasta cierta edad…

La crianza es algo que parece pertenecer a la sociedad, los niños son un bien común, y a la sociedad le suele parecer legítimo meterse en la crianza de esa mamá y ese bebé al que no conocen de nada. Si como madre tienes eso claro, y tienes también claro que para los demás siempre vas a hacer las cosas mal, te tomas las cosas de otra manera. Dejas de vivirlo como un ataque personal y te relajas.

¿Por qué hay una guerra de madres?

La guerra de madres no es algo que creemos las mujeres, la guerra de madres es algo que interesa a muchos. Y las mujeres debemos aprender a no sentirnos atacadas. Las decisiones que tomen las otras madres en su maternidad y crianza no tendrían que afectarnos, no deberíamos ver en ellas una provocación. Cada una hace lo que puede con lo que tiene y seguro que lo hará lo mejor que pueda.

¿Quién puede conseguir los 6 meses de lactancia aconsejados por la OMS con los horarios de trabajo actuales y las bajas de maternidad de 16 semanas? Nos darías unos consejos para quienes continuar

Planificación, es la clave del éxito. La mayoría de trabajos permiten mantener la lactancia materna de manera parcial o total. Solo hace falta informarse de cómo hacerlo y prepararse para ello. Cuando lo tienes todo bajo control todo es más fácil.

No quiero decir que sea más fácil separarse del bebé, lo único que te ves con más fuerza para seguir de alguna manera con la lactancia.

¿Hay madres que no tienen leche? Son muchas las madres que oyen frases como “Tú no tienes leche, tienes calostro, y eso no la alimenta.”

El problema es que llamamos calostro a la primera leche. El calostro es leche, el hecho de llamarlo diferente puede llevar a confusión. Por suerte cada vez más mujeres saben que el calostro es un tesoro para sus bebés.

Y sí, hay madres que no tienen leche para mantener una lactancia materna exclusiva, es un tanto por ciento muy pequeño, pero claro que existe. Hemos hecho daño a muchas mujeres que han luchado con uñas y dientes para mantener una lactancia materna exclusiva y al final se descubre una patología de base que entorpece esa lactancia.


¿Qué es la agitación por amamantamiento?

Hablamos de agitación por amamantamiento para definir una sensación de rechazo hacia sus hijos, que pueden experimentar las madres en algunos momentos de la lactancia: la lactancia durante el embarazo, la lactancia en tándem, en el caso de seguir amamantando a un bebé mayor…

La madre siente una fuerte necesidad de que su hijo deje de mamar, de no tenerlo cerca…

Cuando una madre no conoce esta situación se puede sentir muy mal, lo que le causa aún mayor angustia.

No se conocen exactamente las causas por las que se produce la agitación, lo que sabemos es que es muy importante que hablemos de ello y normalicemos esta situación.

¿De verdad hay un momento en que la leche es “aguachirri”?

A ver, es un mito, evidentemente, pero como la mayoría de los mitos tiene algo de realidad. Y es que la leche materna tiene un gran contenido en agua, más del 80% de la leche materna es agua. Así que cuando a una madre le dicen que su leche es “aguachirri” puede decir bien alto: “¡claro que sí!” sin dejar de sonreír. Si tenemos información somos fuertes y somos impermeables a estos comentarios.

¿Cómo frenar la culpabilidad que a veces sienten algunas madres cuando la lactancia les resulta una esclavitud?

Si una madre no quiere dar el pecho no debería verse forzada a ello. No es necesario si no lo desea y mucho menos debería sentirse culpable por nada.

El título de “culpable” te lo regalan justo después del parto y no ayuda en nada, más bien todo lo contrario.

Cada madre debe elegir libremente qué quiere hacer y, sea lo que sea lo que decida, contar con todo el apoyo.

Etiquetas: bebé, lactancia, lactante, leche materna, madres primerizas, mamar

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS