Ser Padres

Posturas sexuales para tener una niña: ¿esto funciona o es un mito?

Aunque es difícil encontrar respuestas tajantes en el universo de la maternidad, este es uno de los pocos casos en los que se puede afirmar que no existe un postura sexual concreta que favorezca que el sexo del bebé sea uno u otro.

Los mitos en la maternidad son el pan nuestro de cada día. Algunos están fundados en costumbres antiguas que el boca a boca ha traído de generación en generación hasta el presente. Uno de los que todavía pervive hace referencia a las posturas sexuales durante el coito y el sexo del bebé.
Según estas creencias totalmente infundadas, las posturas sexuales que facilitan no ya solo que el embarazo sea una realidad, sino que además el embrión en cuestión dé lugar a una niña, son aquellas en las que la mujer se sitúa encima del hombre. Quien lo cree argumenta que en esta postura los espermatozoides tienen que ascender y supuestamente son más rápidos los del cromosoma Y que los del X.
También relacionan con el sexo femenino del bebé aquellas posturas que permitan a la mujer llegar al orgasmo antes, de forma que la estimulación del placer se concentre en ella.
Pues bien, ni un argumento ni el otro tienen sentido para la ciencia. Ya en el pasado le hemos dedicado tiempo en profundidad para hablar de la efectividad de determinadas posturas sexuales para conseguir que una mujer se quede embarazada, y las respuestas que nos dio entonces la doctora Naira González López, ginecóloga de la unidad de Reproducción Asistida del Hospital Vithas Vigo, se mantienen plenamente vigentes. “Se trata de un mito, ya que no hay evidencia sólida sobre ninguna postura sexual que facilite el embarazo”, nos dijo, algo que se extrapola a las posturas y el sexo del bebé.

Destierra los mitos

No hay ninguna que asegure un número de probabilidades más alto sobre el resto de opciones para que el bebé concebido sea niña. Y tampoco las hay para que sea niño. De modo que cuando alguien te recomienda esta o aquella postura sexual si tu deseo, además de quedarte embarazada, es tener una hija, no dejes que te influya porque te puede generar falsas expectativas.
Así que lo mejor es quitarse estos nubarrones de la cabeza, relajarse, disfrutar del viaje que supone intentar quedarse embaraza, y luego esperar a que el ginecólogo confirme el sexo del feto si es que deseáis saberlo antes de que llegue el gran día de darle la bienvenida y tenerle en vuestros brazos. En ese instante, lo último en lo que pensaréis es en su sexo.
tracking