Ser Padres

¿Cómo tienen los niños que cepillarse los dientes?

Uno de cada tres niños en España se cepilla los dientes menos de dos veces al día. Enseñar a los niños a cepillarse los dientes y conseguir que se convierta en un hábito diario es responsabilidad de los padres. Con estos consejos será cuestión cepillar y cantar.

¿Cuántas veces tiene un niño que cepillarse los dientes al día? ¿Cuáles son la pasta de dientes y el cepillo adecuados para tu hijo? ¿Y si tiene una caries? Estas y otras preguntas nos la hacemos a diario después de comer, cuando los niños se tienen que lavar los dientes. No te quedes sin responderlas.

La limpieza de los dientes en niños

La erupción de los primeros dientes es el momento de realizar la primera visita al odontopediatra, que se debería repetir cada 6 meses. Este experto será el encargado de dar las instrucciones precisas para que el niño continúe con su higiene dental.
Es importante comenzar con técnicas de higiene bucal desde antes de que le salgan los dientes, cuando el niño es un bebé: desde el nacimiento y hasta la erupción de los primeros dientes (alrededor del año), se deben limpiar la boca y las encías con una gasa humedecida en agua o con un dedal de silicona, una vez al día.
Cuando aparezcan los primeros dientes de leche, es recomendable utilizar un cepillo de dientes infantil humedecido en agua, de filamentos redondos y cabezal pequeño, adecuado al tamaño de la boca. Cuando el niño haya aprendido a escupir, se puede utilizar una pequeña cantidad de dentífrico infantil fluorado (del tamaño de un guisante), supervisando siempre que el niño no se trague el producto.
Lo ideal es cepillarse después de las tres comidas importantes. Pero, si no es posible, los niños deben limpiarse los dientes como mínimo dos veces al día: justo antes de ir a dormir y después del desayuno. Si tu hijo se queda a comer en el colegio, puedes prepararle un neceser con un cepillo de dientes infantil y un tubo de pasta.
Los padres tenemos que realizar la limpieza hasta que nuestros hijos sean capaces de cepillarse por sí solos. Y, aunque puedan hacerlo de manera independiente, es necesario estar presentes para supervisar el proceso. Lo ideal es que empiecen ellos solos, para que se acostumbren a hacerlo ellos mismos, y que los padres repasemos después y hagamos un cepillado final.
Es recomendable que el niño tenga un cepillo infantil propio, de cabezal pequeño y filamentos suaves y de punta redondeada. No olvides renovar el cepillo como máximo cada tres meses, y siempre después de una gripe o un resfriado.
En comparación con un dentífrico para adultos, la pasta de dientes infantil contiene ingredientes limpiadores más suaves y menor cantidad de flúor, en función de la edad y el tipo de dientes, para evitar la aparición de manchas oscuras en los dientes permanentes. El flúor es una de las mejores maneras para ayudar a prevenir el deterioro de los dientes y la formación de caries.
Existen diferentes técnicas, pero la más sencilla y, por tanto, recomendada para los niños, consiste en hacer movimientos circulares sobre las caras internas y externas de los dientes, y movimientos cortos de adelante hacia atrás y viceversa, en las zonas de masticación.
Cuando sean más mayores es recomendable cambiar a una técnica más efectiva, pero también más compleja:
El cepillado de dientes debe durar entre dos y tres minutos, y se completa pasando la seda dental y usando el enjuague bucal.
 
Asesorado por: Licor del Polo (Henkel Ibérica)
tracking