Educación y desarrollo

¿Por qué no quiere ir al colegio?

Si ante reiteradas manifestaciones, descartamos que se trata de “cuentitis”, habrá que averiguar las causas de su resistencia a ir a clase.

¿Por qué no quiere ir al colegio?

Nadie conoce mejor a cada uno de sus hijos que los padres, pero si de pronto nos sorprende con que no quiere ir al colegio habrá que sentarse a hablar con él y descubrir el motivo. Las razones pueden ser de muy diversa índole.

Dificultades relacionales

Hay niños a los que su timidez les impide establecer relaciones con sus iguales. Y otras veces son los demás los que parecen no sintonizar con él. Ambas situaciones llevan a que se sienta poco aceptado y no tenga amigos. Si este es el caso, debemos averiguar el porqué de este rechazo, sin olvidar que puede deberse a su propia actitud: niños que zarandean a los demás, que toquetean mucho a los otros, que empujan para iniciar un contacto, etc.

Poca sintonía con el profesor

Puede ocurrir que el estilo de enseñanza del profesor (dirigista, rígido, autoritario o más flexible) choque con el estilo de aprendizaje de algún niño. Esto –si es muy exagerado– puede conllevar bloqueos en el alumno.

Factores físicos

En ocasiones la causa es el cansancio del niño producido por la falta de sueño, por una alimentación inadecuada o por la mezcla de ambos factores. También puede existir un problema de salud que pase desapercibido. La apatía a veces oculta una carencia de hierro, las dificultades de atención en clase pueden estar causadas por una falta de audición, etc.

Problemas de autoestima

Si no está a gusto consigo mismo y está bajo de autoestima, es difícil que lo pueda estar con los demás. Un niño demasiado alto, con gafas, bajito, que tartamudee o con un tic puede manifestar sus problemas de aceptación negándose a ir al cole porque se siente más vulnerable y propenso a las bromas y burlas de sus compañeros.

Bajo rendimiento

Si se va quedando atrás, se le irán quitando las ganas de ir al colegio. Es fundamental animarle a que esté atento en clase, para que aproveche mejor las horas que está en el cole. También habrá que ayudarle a planificar sus deberes y optimizar el tiempo, y enseñarles técnicas de estudio que le ayuden a comprender y memorizar mejor.

Conflictos emocionales

Los niños también pasan malas rachas. Hay situaciones críticas en su vida que pueden repercutir en sus ganas de ir a clase, por ejemplo la falta de estabilidad familiar o las complicaciones en su entorno. Si se está pasando por un mal momento familiar (separación, problemas laborales o económicos, etc.) hay que explicarle lo que pasa, que es algo pasajero o solucionable y calmar sus dudas y preocupaciones. Es fundamental transmitirles seguridad y confianza.

Estrés

Algunos niños a los que se les pide demasiado (muchas horas de clase, deberes y actividades extraescolares) se pueden sentir agobiados, en especial los más pequeños y los que tienen dificultades con el cálculo y la lecto-escritura.

 

 

En SerPadres.es queremos saber vuestra opinión:

Etiquetas: autoestima, colegio, consejos para padres, profesor, vuelta al cole

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS