¿Niño o niña?

Así es la famosa tabla china para saber el sexo que tendrá tu bebé

Hace unos años ya que se hizo viral este método sin base científica para conocer el sexo del bebé en función del día en el que se concibió y de la edad de la mamá en ese momento, y todavía hoy siguen recurriendo a él muchas parejas.

Aunque a estas alturas ya sepamos todos que no hay forma, hasta la fecha, de planificar un embarazo para que en función de la fecha el sexo del bebé sea uno u otro, ya sabemos que la fe en el ser humano nos lleva a menudo a abrazar otro tipo de pruebas que nada tienen que ver con la ciencia. Es el caso del famoso péndulo con un collar para predecir cuántos hijos y de qué sexo serán, y también nuestra protagonista en esta pieza, la tabla china de la concepción o calendario chino del bebé. 

Es raro que si ya has pasado un embarazo o estás intentando quedarte no haya llegado a tus oídos de una forma o de otra esta tabla de origen chino. Se trata de una especie de gráfica en la que se incluyen dos datos: los meses del año y la edad de la mujer. Se supone que, según este método que como luego veremos no es tan fiable como algunos creen, cruzando ambas variables se puede predecir si el bebé concebido será niña o niño. 

Aunque el método, que es una técnica tradicional basada en el calendario lunar chino, deja serias dudas ya de entrada, por increíble que parezca, hay parejas que se dejan influenciar por sus resultados, así que nos hemos propuesto indagar para comprobar si hay forma de averiguar su nivel de fiabilidad. Y eso hemos hecho. 

¿Es fiable?

Antes de profundizar en ello, eso sí, conviene aclarar que es necesario “traducirla”, aunque deberíamos hablar de ella en plural porque quienes han investigado con detenimiento su origen hablan de hasta tres tablas distintas. En cualquier caso, sin adaptarla no se podría adaptar al calendario gregoriano, aquel que rige nuestro concepto del tiempo en occidente. Afortunadamente, y por eso se ha extendido tanto a través de internet y las redes sociales en los últimos años, ya no es necesario hacerlo porque existen numerosos ejemplos en la red de la tabla ya adaptada a nuestro calendario.

Otra cosa muy distinta es que sea tan fiable como dicen algunos. De hecho, no lo es. Bastaría con que hicieras una prueba en tu entorno ya que la forma más rápida y fiable de comprobar su probabilidad de éxito es utilizarlo a toro pasado; esto es, después de haberte quedado embarazada. Si conoces a muchas mujeres que se acuerden de ambas variables puedes incluso hacer un pequeño estudio basado en la muestra. 

Pero como no creo que tengas muchas ganas de hacerlo y es posible que todavía después de ello sigas creyendo que es altamente fiable, te vamos a ahorrar la pérdida de tiempo porque ya hay quienes lo han hecho por ti, y de una forma mucho más extensa y, por lo tanto, fiable. Es el caso del estudio que se hizo en Suecia en 2010, en el que también colaboraron investigadores norteamericanos.

El primero, tal y como detallan en este interesante y extenso texto sobre la tabla china de concepción en la web especializada en temas médicos MD.Saúde, los investigadores levantaron los datos acerca de 3.400.000 de nacimientos ocurridos entre los años de 1973 y 2006, y de estos, los investigadores fueron capaces de obtener datos fiables de las madres de aproximadamente 2.800.000 de casos. La predicción de la tabla en esta gran muestra fue exitosa en el 50% de los casos, aproximadamente. Uno de los investigadores, el doctor Eduardo Villamor, experto en salud pública, le explicó a la Universidad de Michigan que el estudio se planteó “por curiosidad”. Las conclusiones, tal y como esperaban porque los científicos a cargo de la investigación eran escépticos ya de entrada al respecto, fueron definitivas: “Según nuestros resultados, no confiaría en absoluto en estas predicciones", concluyó. 

Si después de leer este texto sigues teniendo ganas de probar la tabla china de la concepción aunque sea por curiosidad, debes tener en cuenta dos “pequeños” detalles decisivos para hacer tu predicción. Por un lado, la dificultad para saber y recordar el día exacto en el que concibió la nueva vida, y por otro lado, la edad de la mamá ya que, excepto para nacidas en enero y febrero, la edad lunar china es un año por encima de la edad real, por lo que dependiendo de tu fecha de nacimiento deberás añadir un año más a tu “edad occidental”. 

Continúa leyendo