Ser Padres

Cuentos de lobos que sí son buenos

La literatura infantil contemporánea ha sabido enriquecer el discurso de una disciplina artística que había encasillado a este animal como el malo de la ficción, y no tiene por qué ser siempre así.

Desde muy pequeños nos atormentan con la figura de los lobos hasta tal punto que crecemos pensando en que son una de las peores criaturas de este mundo. Y la culpa de ello la tienen las historias clásicas, los cuentos de toda la vida, y el boca a boca que ha ido pasando de generación en generación al respecto. Pero no todos los lobos son tan malos como los pintan Caperucita Roja y compañía.
La literatura infantil, empeñada en romper con todos los prejuicios y clichés del pasado, también ha conseguido transmitir a los peques otras caras de los lobos como personajes de ficción. Está claro que no se trata de que los niños crean que son perros que se dejan acariciar si algún día se encuentran uno, hablamos estrictamente la ficción narrativa infantil. Y en esta el lobo tenía un papel reservado desde hacía muchas décadas, el de malo.
Como ese actor encasillado en un género o marcado de por vida por un papel exitoso, parecía que el lobo solo podía querer comerse a los protagonistas del cuento. Daba igual si se trataba de una niña con capucha roja o de tres hermanos cerditos. El caso es que el lobo era siempre el lado negativo de la historia. Tanto ha sido así que hoy en día es muy habitual que usemos los adultos la frase hecha “verle las orejas al lobo” para describir algo que no es precisamente bueno.
Pero, como te decíamos anteriormente, la literatura infantil contemporánea ha enriquecido el discurso de los cuentos infantiles, y lo ha hecho ofreciendo otros puntos de vista y un acercamiento a la ficción desde prismas que antes no se habían aprovechado. Y si un león puede ser el rey de la sabana y quedar como protector de todos, ¿por qué no puede haber lobos que sean buenos amigos y compañeros de aventuras?
Los que forman parte de estas diez historias que hemos seleccionado, una decena de libros para distintas edades, lo son. Y no pasa nada. Todo lo contrario; a los pequeños lectores les ayudará a entender que no se puede ver todo de forma encajonada, que a veces hay más opciones que la primera y que una misma historia tiene distintas lecturas, entre otras muchas cosas. Les ayudará, en definitiva, a abrir más su mente y a no tirar de prejuicios que acompañan durante décadas cuando se asimilan. !Y además los diez cuentos que hemos elegido son muy divertidos!
tracking