Ser Padres

Cuentos para hablar de la regla con tu hija

La menstruación es algo natural que experimentan las mujeres desde la pubertad y, sin embargo, suele ser un tema que cuesta abordar en muchas casas. Por suerte, hay muchos libros que explican de una manera amena todos los cambios que sufrirá su cuerpo para que tu hija pueda tener todas las respuestas a sus dudas cuando le llegue el momento.

La regla ha sido durante años un tema tabú en el ámbito público pero también en el privado. Han sido muchas las generaciones de mujeres que han tenido que descubrir por sí mismas todos los cambios que implica en su cuerpo sin que prácticamente nadie les dijera qué pasaba en su interior ni les explicara nada más allá de que a partir de ese momento debían hacer uso de compresas y tampones una vez al mes.
Por suerte eso ya hace tiempo que cambió y, aunque sigue resultando una conversación incómoda para muchas personas, cada vez son más los hogares en los que se habla de forma natural sobre todo este proceso. Se trata simplemente de que las niñas reciban un mensaje claro sobre qué significa, por qué aparece y qué implica, sin necesidad de que por ello tengan que hacer un drama de este cambio físico y emocional.
Aun así, por mucho que se intente dar el paso, muchas veces a los padres y las madres les faltan herramientas para poder expresar correctamente el paso de niña a mujer, y es aquí cuando los cuentos pueden ayudar de forma notable. La literatura infantil vive un momento de esplendor en el que es capaz de abordar desde muy diversos prismas aspectos cotidianos que nos preocupan a todos y el de la menstruación no iba a quedarse atrás. A través de historias fácilmente entendibles para ellas, los niñas son capaces de comprender etapas como la pubertad de una manera didáctica e incluso divertida.
Son muchos los cuentos que pretenden dar respuesta a todas esas cuestiones que alguna vez nos hemos preguntado sobre la regla. Algunos lo hacen a través del humor, otros desde la ternura e incluso los hay que lo explican gráficamente, pero todos lo hacen sin tapujos de una forma clara y directa. El objetivo no es otro que conseguir que la niña recopile la mayor información posible para que no tenga que obtenerla distorsionada tras buscarla fuera y así, cuando llegue su momento, estará preparada para afrontarlo sin dudas, ni miedos y con total naturalidad.
tracking