Instinto animal

Una mujer descubrió que estaba embarazada gracias a su gato

Los gatos suelen ser animales independientes, o al menos así lo era el de Julie y Wamiz, una pareja estadounidense que, de repente, empezó a notar un cambio de comportamiento en su mascota: no se despegaba de la mujer. Decidieron llevarlo al veterinario y allí se plantearon algo que el animal ya tenía muy claro desde antes.

No es extraño para nadie el hecho de que los gatos son unos animales bastante independientes, que, a veces incluso, tienen una sensibilidad especial que se escapa a nuestro entendimiento. Y este caso es ejemplo de ello. 

Julie Paccamonti, una mujer de Iowa en Estados Unidos, vivía con su marido y su gato con plena normalidad. Sin embargo, empezó a notar comportamientos algo extraños en el animal, pasó de interactuar con ellos cuando le apetecía, a de repente ser “extremadamente pegajoso” con ella. 

No había momento en que no estuviera a su lado. De hecho, así afirmaba Wamiz, el marido de Julie, a varios medios estadounidenses: “Se sentaba fuera de la puerta del dormitorio y solo maullaba y maullaba”. 

gato
Fuente: YouTube Woman's Day

Por este motivo decidieron que lo mejor era llevarlo al veterinario para comprobar si realmente le estaba ocurriendo algo. Lo que desde luego no se esperaban era la respuesta del médico, o más bien la pregunta que les hizo. 

Después de analizar profundamente a Zeus, el veterinario no tenía duda de que el felino tenía un estado de salud perfecto. Pero eso sí, el sanitario tenía la sospecha de que esos cambios de actitud del gato podrían haber aparecido por otras razones. Y por ello preguntó a la mujer: “¿Estás segura de que no estás embarazada

Algo atónita, Julie respondió negativamente, pues estaba segura de ello. No obstante, por si acaso, decidió comprobarlo y se compró un test de embarazo. La prueba confirmó lo que el animal ya sabía: efectivamente la mujer estaba embarazada. El gato, Zeus, no había querido despegarse de ella porque había sido capaz de detectar el cambio hormonal de su dueña y a modo de instinto de protección la acompañaba a todas partes. 

Así fue como Julie se dio cuenta de su embarazo y de que estaba esperando a un bebé gracias a su mascota. Incluso, los nueve meses siguientes el gato fue igual de protector y cariñoso con ella. Hasta el nacimiento de su hijo Ivy, con el que Zeus volvió a ser el que era y regresó a su vida independiente anterior. Sin duda, una curiosa anécdota que se guardará bien en los recuerdos de la familia

 

También te puede interesar:

Continúa leyendo