Ser Padres

Diez snacks saludables para las meriendas infantiles

Los niños deben disfrutar de snacks saludables a la hora de la merienda para evitar el sobrepeso y la obesidad. La fruta, la verdura o los bocadillos sanos pueden ayudar a mantener nutridos a los pequeños de la casa.

Al comer snacks saludables, conseguimos cuidar el nivel de azúcar para nuestro cuerpo, además de tener una mejor energía para continuar con nuestras rutinas diarias. De esta forma, consumir snack saludables llenos de energía y fibra es fundamental para el crecimiento y desarrollo de los niños. Si comemos un snack saludable, recibimos con exactitud las calorías que el cuerpo necesita, sin descuidar nuestra salud.
Al ingerir un snack entre comidas, ayuda a controlar la ansiedad y obesidad. Esto es ideal para las personas que sufren de obesidad, ya que les ayuda a equilibrar su peso. Esto hace que el cuerpo consiga un equilibrio nutricional. Además, con todo esto se logra controlar el apetito.
Consumir snacks saludables, permite que se puedan agrupar alimentos con las principales vitaminas, minerales, fibras, antioxidantes, agua, entre otros. Estos son indispensables para el buen funcionamiento de nuestro organismo.
Según un estudio de Natruly, a los españoles nos gusta comer snacks. Las razones que nos llevan a tomar algo entre las comidas son más bien psicológicas: un 42% de los encuestados asegura que le apetece algo rico para alegrarse el día y un 27% que le gusta hacer una pausa y descansar del trabajo. También nos hacen picar la ansiedad y el nerviosismo (37%), el desánimo, el aburrimiento y la tristeza (24%) e incluso el insomnio (7%).
Nestle recomienda que los niños consuman snacks, ya que proporcionan nutrientes para el desarrollo de los críos y aportan beneficios como evitar que el cuerpo esté en ayuno o sin comida por largos periodos, ya que dejar el cuerpo tanto tiempo sin nutrientes o glucosa, lo forzamos a sacar las reservas de glucosa a la sangre para seguir teniendo energía. Por un lado también ayuda a que el niño tenga un buen desempeño académico, debido a que el cerebro recibe energía para seguir procesando la información. Por otro lado, mejora el bienestar emocional del niño, es decir, cuando los niños consumen pequeñas porciones de comida al día, incluyendo los snacks, reducen la ansiedad, la angustia y ayuda a mejorar su estado de ánimo. Además de que permanecen más atentos y alerta de lo que sucede a su alrededor.

Detrás de cada niño que cree en sí mismo, hay un progenitor que creyó en él primero. Así que… ¿por qué no construimos a través de la educación y el amor a niños fuertes para no tener que reparar adultos rotos?

tracking