Ser Padres

¿Conoces la leyenda del hilo rojo? La historia más emotiva que contar a los niños

Es una bonita metáfora para explicar a los peques qué es eso del amor predestinado, concepto que en nuestra cultura explicamos con el concepto “almas gemelas”.

Cuando nos dirigimos a nuestros hijos, la narrativa es una parte fundamental del mensaje que les damos. Debe ser veraz en la medida de lo posible, pero hay leyendas tan emotivas que son herramientas ideales para explicar conceptos difíciles de entender para ellos como es el del amor. La historia milenaria del hilo rojo les encantará, y también te emocionará a ti.
Cuenta la leyenda oriental que las personas destinadas a conocerse están conectadas por un hilo rojo invisible que los dioses atan en su dedo meñique -por su conexión directa con el corazón a través de la arteria ulnar-, en el caso de los japoneses, y en otras culturas en el tobillo. Una vez esto ocurre, el hilo jamás desaparece, queda atado de forma perenne, y por eso estas personas quedan unidas para toda la vida, independientemente de la distancia que las separe ni lo que hayan tardado en conocerse. El hilo rojo no se rompe jamás por mucho que se fuerce.

El origen de la leyenda

Esta historia milenaria es propia de la cultura de Asia oriental, pero es extrapolable a nuestra cultura a través de otro concepto muy arraigado en nosotros, el de las almas gemelas. Al fin y al cabo, el hilo rojo viene a explicar de otra forma dicho concepto abstracto, tan difícil de explicar a los peques. Y es que el amor es algo indescifrable para muchos adultos, como para que no lo sea para los niños, ¿verdad?
A partir de esta metáfora del hilo rojo se han desarrollado, como pasa con todas las leyendas que pasan de generación en generación por el boca a boca, diferentes historias paralelas, pero en todas ellas el hilo rojo directo al corazón simboliza la unión predestinada de dos personas más allá de sus circunstancias personales. Tal es su difusión que es costumbre extendida en muchas personas que creen en esta metáfora llevar un hilo rojo encima.

La historia

Si queréis transmitírsela a vuestros hijos a modo de cuento corto en algún momento compartido en familia, dice así:
“Hace mucho mucho tiempo, un emperador se enteró de que en una de las provincias de su reino vivía una bruja muy poderosa, quien tenía la capacidad de poder ver el hilo rojo del destino y la mandó traer ante su presencia.
Cuando la bruja llegó, el emperador le ordenó que buscara el otro extremo del hilo que llevaba atado al meñique y lo llevara ante la que sería su esposa. La bruja accedió a esta petición y comenzó a seguir y seguir el hilo. Esta búsqueda los llevó hasta un mercado, en donde una pobre campesina con una bebé en los brazos ofrecía sus productos. Al llegar hasta donde estaba esta campesina, se detuvo frente a ella y la invitó a ponerse de pie. Hizo que el joven emperador se acercara y le dijo: «Aquí termina tu hilo», pero al escuchar esto el emperador enfureció, creyendo que era una burla de la bruja. Este empujó a la campesina que aún llevaba a su pequeña bebé en brazos y la hizo caer, haciendo que la bebé se hiciera una gran herida en la frente. Luego, ordenó a sus guardias que detuvieran a la bruja y le cortaran la cabeza.
Muchos años después, llegó el momento en que este emperador debía casarse y su corte le recomendó que lo mejor era que desposara a la hija de un general muy poderoso. Aceptó y llegó el día de la boda. Y en el momento de ver por primera vez la cara de su esposa, la cual entró al templo con un hermoso vestido y un velo que la cubría totalmente… Al levantárselo, vio que ese hermoso rostro tenía una cicatriz muy peculiar en la frente.”
tracking