Ser Padres

Ideas fantásticas para crear árboles de Navidad caseros

¿Estáis hartos de colocar año tras año el mismo árbol con los mismo adornos? ¡Este año improvisamos y creamos nuestro propio árbol de Navidad! Las manualidades, además, son perfectas para pasar un rato en familia.

La Navidad está a la vuelta de la esquina y ya tenemos que ir pensando en decorar la casa para la llegada de la fecha más mágica del año. Esta vez el dinero vamos a guardarlo en el bolsillo porque tenemos un montón de ideas geniales para hacer adornos, calendarios e, incluso, árboles de Navidad con ayuda de los pequeños.

¿Conocéis el origen del adorno navideño por excelencia? El árbol de Navidad tiene su origen en la llegada de los primeros cristianos al Norte de Europa. A su llegada descubrieron que los habitantes celebraban el nacimiento de Frey, dios del Sol y la fertilidad, adornando un árbol perenne en la fecha de la festividad cristiana. Tomando la idea de estos pueblos, lo usaron para celebrar el nacimiento de Cristo, cambiando de significado todo.

Después de ello, San Bonifacio cortó un árbol y en su lugar plantó un pino. Al ser un árbol perenne, quiso representar con él el amor a Dios adornándolo con manzanas (por el pecado capital) y velas (la luz de Cristo). Con el tiempo, estas manzanas y velas se transformaron en adornos y luces de todo tipo.

El hecho de poner el árbol de Navidad puede ser una actividad perfecta para pasar tiempo en familia. Para ello tendréis que desempolvar todos los adornos, abrir el árbol con mucho cuidado e ir limpiando bolita tras bolita para irlas colgando del mismo.

Además, podéis animaros a hacer todos los adornos caseros y pasar una tarde perfecta en casa (aprovechando el frío que hace en la calle).

Al igual que los adornos, hemos pensado en una idea genial para este año: fabricar nuestro propio árbol de Navidad con ayuda de algunos materiales que todos tenemos por casa. Es muy fácil y al ser manual, es una actividad que ayuda al niño al desarrollo de su imaginación y creatividad, además de conformar un perfecto plan navideño familiar. Esto, además, nos permite cambiar de árbol cada año si queremos e involucrar a los niños no solo en decorarlo, sino en crearlo de cero. Una actividad para disfrutar de un buen rato en familia.

¡Este año toda nuestra casa estará decorada gracias a los más peques y nosotros no podemos sentirnos más orgullosos de ellos!

tracking