Vacaciones

Viaje con niños en avión: ideas para llevarlo lo mejor posible

Con ideas geniales tomadas de las redes sociales, que a veces pueden ser maravillosas, y nuestra propia experiencia, nos ha quedado una lista bien chula de diez alternativas de ocio para un viaje en avión con peques.

“Para un trayecto de tres horas se necesitan unas diez actividades para entretener a un niño pequeño, ya que los primeros y últimos 15 minutos podéis pasarlos mirando por la ventana durante el despegue y el aterrizaje”. Esta una visión simplificada, matemática incluso, del equipo de comunicación de Skyscanner sobre cómo organizar un viaje en avión con peques nos ha inspirado para escribir una pieza en la que recopilemos algunos de los pasatiempos más efectivos para llevar esta experiencia lo mejor. La condición que nos hemos propuesto es no incluir un solo plan que requiera el uso de una pantalla: ni tablet, ni ordenador, ni teléfono móvil.

Al plantearnos el tema, nos hemos acordado de inmediato de uno de esos vídeos que encuentras casi por casualidad en las redes sociales y se te quedan grabados porque te son realmente útiles. A veces, las redes sociales pueden ser magníficas fuentes de inspiración.

El vídeo en cuestión es obra de Myriam Sandler, influencer que en su cuenta de Instagram Mothercould enfoca todos sus posts en cuestiones relacionadas con la maternidad y la infancia. Ella nos ha dado algunas ideas que hemos añadido a las de cosecha propia hasta poder formar una lista de diez planes que serán vuestro salvavidas particular en el aire y una gran diversión para vuestros hijos. 

Snack en tupper con pequeños compartimentos

La hora del aperitivo, snack o almuerzo, os puede ayudar a ocupar una parte del vuelo, sobre todo si lo ponéis atractivo para los niños. Una muy buena idea al respecto es la que da Myriam Sandler: utilizar un tupper con pequeños compartimentos para incluir frutos secos, fruta, cereales, algo de dulce (si queréis), queso o cualquier otra cosa que les guste a los peques.

Pegatinas

Si a vuestros hijos les gustan los sticks, no lo dudéis: llevad algunas como recurso para ocupar otro ratito en el vuelo. No sabemos si os dará para 15 minutos como dicen en Skycanner o un poco más, pero todo suma. Myriam Sandler, por cierto, da otro buen consejo sobre las pegatinas: que los peques metan en su mochila de mano uno de esos libros con pegatinas reutilizables, que mueven por las distintas páginas del cuento a su antojo.

Juguetes para las ventanas

Genial idea esta de Myriam Sandler, que nos ha puesto tras la pista de unos juguetes que nosotros no conocíamos. Son distintas figuras que se pegan con ventosa a las ventanas, así que si tenéis este asiento reservado en el avión no dudéis en haceros con ellos. Aquí tenéis unos similares a los que tienen las hijas de la influencer.

Pinturas

El clásico entre los clásicos, ¿verdad? En este caso, nosotros somos más conservadores que la influencer anglosajona porque ella se atreve a llevar acuarelas, un riesgo que no sabemos si merece la pena tomar en un avión. Con unas ceras de toda la vida y un cuaderno para colorear o pintar desde cero es más que suficiente.

Juegos imaginativos

Los de toda la vida, aquellos a los que jugabas con tus padres camino de la playa en el coche. Las palabras encadenadas, contar una historia por partes entre toda la familia, el ‘veo veo’… A estos podéis añadir otros como el ‘piedra, papel o tijera’, buscar formas en las nubes por la ventana del avión o, si disponéis de lápiz y papel, también el ahorcado, por ejemplo. La imaginación al poder.

Cámara digital

El de la cámara de fotos es uno de los regalos más prácticos y originales para los peques y no puede faltar en los viajes en familia. Animadles a que retraten todo lo que quieran desde que lleguen al aeropuerto. Eso sí, llevad el ordenador para ir descargando fotos o, en su defecto, no os olvidéis de las tarjetas de memoria porque el álbum promete ser extenso…

Juego de cartas

Abultan poco y dan mucho juego, nunca mejor dicho. Podéis llevar con vosotros una baraja española y apostar por clásicos como el chinchón o el cinquillo, pero también hay opciones como el Uno, el Mil Kilómetros o el ¡Toma 6! que son magníficas alternativas de ocio durante los viajes de avión o de tren. 

Wax Sticks

Somos sinceros, no teníamos ni idea tampoco de la existencia de estos sticks moldeables que Myriam Sandler nos ha enseñado en su vídeo de recomendaciones para entretener a los niños en un avión. Sirven, tal y como ella misma explica, para “moldear y hacer formas y ocupa muy poco espacio”, así que cumple todos los requisitos para estar en la lista. Los puedes encontrar en tiendas digitales multiproducto sin dificultad. 

Pizarra magnética

Es una opción un poco más limitada por cuestiones de espacio, pero útiles son, desde luego. Les permiten a los peques dibujar cuanto quieran sin ensuciar nada y sin tener que llevar material extra para ello. Y pueden borrar de forma autónoma con pulsar un botón. La clave está en encontrar un diseño que sea ligero y pequeño.

Cuentos

Los cuentos infantiles son un recurso fantástico por múltiples razones que conoces de sobra si eres madre o padre. Y ahora, con ideas como las ediciones mini de Kalandraka, ya ni siquiera tienen el hándicap del peso o de lo que abultan. 

Continúa leyendo