Ser Padres

Problemas durante la lactancia

Al dar el pecho pueden surgir algunos problemas como grietas en el pezón , ingurgitación mamaria , conducto bloqueado , hongos o mastitis. Aunque resultan dolorosos y llegan dificultar la lactancia, tienen solución.

Autor: Luz Bartivas
Te explicamos por qué aparecen cómo evitarlos y, si llegan a presentarse, cómo solucionarlos.
Heridas o fisuras muy pequeñas que se van agrandando con el paso de los días. Producen dolor en el pezón durante la toma, pueden llegar a sangrar e incluso infectarse si no se curan a tiempo.

Ingurgitación mamaria

La congestión de los pechos por una acumulación excesiva de leche en los conductos lácteos y líquido en los tejidos que los rodean. Suele aparecer a los tres o cuatro días del parto, pero se puede producir en cualquier momento de la lactancia. El pecho está brillante, edematoso,caliente, doloroso y en ocasiones enrojecido. Al bebé le cuesta coger el pezón y la leche no fluye o lo hace con dificultad.

Conducto bloqueado

Cuando se obstruye un conducto lácteo aparece bulto duro, doloroso y enrojecido en una parte del pecho o una ampollita blanquecina en la punta del pezón.
Porque la leche queda retenida en el conducto durante mucho tiempo por una ingurgitación, un vaciado insuficiente, o porque el pecho está demasiado apretado.

Mastitis

La mastitis suele aparecer tras una ingurgitación no tratada a tiempo. Los síntomas son muy parecidos a los de la gripe: fiebre, escalofríos, dolores musculares y de cabeza, cansancio y náuseas. El pecho afectado aparece inflamado, caliente, enrojecido y con dolor agudo.

Hongos

La infección por cándidas da al pezón un aspecto rosado y húmedo y produce un dolor agudo (como si se clavasen agujas) que no remite tras la toma, acompañado de quemazón, picor e incluso grietas.
Asesora: Pilar de la Cueva, ginecóloga y experta en lactancia.
tracking