Ser Padres

La disquecia del lactante, todo lo que debes saber

Es un trastorno funcional gastrointestinal benigno que aparece en los primeros meses de vida cuyos síntomas iniciales se pueden confundir con el estreñimiento.

En los bebés recién nacidos, alrededor del mes de vida y hasta los cuatro o seis meses de edad, se da en ocasiones una situación fisiológica que parece estreñimiento pero no lo es. Se llama disquecia del lactante y te contamos a continuación en qué consiste y cómo diferenciarla del estreñimiento.
La disquecia es uno de los trastornos funcionales gastrointestinales del lactante. Lo son también los cólicos o los vómitos cíclicos, entre otros. Es un problema menor porque es benigno y tiene que ver con el aparato digestivo del recién nacido. “Se pasa solo con un poco de paciencia”, explican los doctores Elena Blanco y Gonzalo Oñoro, conocidos en las redes sociales como Dos Pediatras en Casa.
Lo que caracteriza a simple vista la disquecia del lactante y al diferencia del estreñimiento es que la caca es blanda y de aspecto normal. Les cuesta expulsarla, aprietan y no lo consiguen , pero luego no es una caca propia de un estreñimiento de un bebe. El bebe llora y se queja como si lo fuera, pero no tiene nada que ver. 

¿Por qué ocurre?

“La base fisiológica que lo justifica es que los niños en su camino a la madurez intestinal no saben relajar el esfínter que da salida al exterior y por eso empujan y no consiguen hacer caca”, explican los pediatras Blanco y Oñoro. Esto significa que la disquecia se produce por una descoordinación entre el incremento de la presión intraabdominal y la relajación del suelo pélvico. El esfinter anal peramence cerrado y por ello la caca no es expulsada. Así lo explica la doctora Marta Garín Montáñez: “Lo que sucede es que cuando aumenta la presión intraabdominal y aparece el deseo de defecar, el suelo pélvico, en lugar de relajarse para colaborar en la eliminación de heces, se contrae impidiendo que se logre una evacuación normal”, expone.
No tiene, por lo tanto, nada que ver con estreñimiento, que provoca heces duras y secas que los bebés tienen muchísima dificultad para expulsar. “En un estreñimiento las heces serían duras, secas y caprinas, aquí son normales con consistencia de puré o agua”, dice la dra. Garín.
Los doctores Blanco y Oñoro indican, además, que la disquecia tampoco se parece a “los cólicos o la alergia a proteínas de leche de vaca, en donde la irritabilidad o el llanto es casi continuo”.

¿Se puede ayudar al bebe?

La pediatra Marta Garín explica tanto lo que puede hacer como lo que no se debe hacer ante un caso de disquecia del lactante. “Es importante no estimular en ano, no desesperar y ponernos más nerviosas que el bebé, y no hay que hacer cambios nutricionales, ni dejar el pecho o cambiar la fórmula o dar agua o infusiones….”, expone.
En cambio, la doctora recomienda “dar masajes en la barrigota de forma circular en el sentido de las agujas del reloj”, algo que también se puede hacer en un caso de estreñimiento. Por ultimo, tambien aconseja “flexionar las piernas sobre la barriga del bebé para tratar de aumentar la presión sobre el esfínter anal y ayudar a la eliminación de las heces”, concluye la doctora Garín.
tracking