Ser Padres

¿Es necesario preocuparse por el flúor en el embarazo? Pastas de dientes y enjuagues bucales

El flúor es un componente químico muy común en la mayoría de pastas de dientes y enjuagues bucales, debido a su efectividad a la hora de prevenir la formación de caries en los dientes. Sin embargo, diferentes estudios científicos han encontrado que, dosis elevadas, podrían no ser tan positivas durante el embarazo.

Si estás embarazada o planeas quedarte embarazada muy pronto, es absolutamente normal que tiendas a ser más consciente ya no solo de la dieta que sigues y los alimentos que comes cada día, sino de los distintos productos que utilizas diariamente. Un buen ejemplo lo encontramos en la pasta de dientes y en los enjuagues bucales, cuya seguridad, de hecho, puede causar algunas dudas en un principio. Debido fundamentalmente a su elevado contenido en flúor.
Es cierto que existen algunos estudios científicos que han alertado acerca de los posibles efectos que la exposición a altos niveles de fluoruro en el útero podrían ejercer en el bebé en desarrollo durante el embarazo, motivo por el cual es normal preguntarse hasta qué punto podría ser o no seguro utilizar, antes y a lo largo de toda la gestación, pastas de dientes con flúor (así como enjuagues bucales).

¿Qué dicen los estudios al respecto?

En el año 2017 se publicó un estudio científico llevado a cabo por investigadores de la Escuela de Salud Pública Dalla Lana, perteneciente a la Universidad de Toronto (en Canadá), y recogido en la revista Environmental Health Perspectives. De acuerdo a los resultados obtenidos, los niños expuestos a niveles elevados de fluoruro en el útero podrían ser menos inteligentes que aquellos expuestos a niveles más bajos.
Aunque distintos expertos indican que tomar agua fluorada puede ayudar a reducir el riesgo de caries dental tanto en niños como en adultos (entre un 20 a un 25 por ciento), diferentes estudios han sugerido que el flúor podría no ser tan positivo, especialmente en cantidades elevadas.
No en vano, ya en el año 2014  se publicó otro estudio, en el que se asoció la exposición al fluoruro con déficits cognitivos, aunque en este caso estos resultados se encontraron en ratones lactantes.
Respecto a la investigación publicada en el año 2017, los estudiosos descubrieron que la exposición prenatal a niveles más elevados de fluoruro podría afectar a la inteligencia del niño. Para llegar a estas conclusiones, participaron en ella un total de 299 mujeres y sus descendientes. Se obtuvieron muestras de orina de cada mamá durante la gestación, así como de sus hijos cuando tenían entre 6 a 12 años de edad, con la finalidad de determinar sus niveles de exposición al fluoruro.
Si bien es cierto que estudios previos habían estimado las exposiciones basándose en las mediciones de niveles de fluoruro presentes en el agua potable (que se caracterizan por ser medidas de exposición indirectas, y por tanto, menos precisas), o en las propias exposiciones de los niños en lugar de las exposiciones prenatales, en esta ocasión se recogían datos directamente desde el embarazo.
Luego, la inteligencia de cada niño fue evaluada a los 4 años de edad, utilizando para ello el Índice de Capacidad General de las Escalas McCarthy de Habilidades Infantiles, así como la Escala de Inteligencia Abreviada de Wechsler en edades comprendidas entre los 6 a los 12 años de edad.
Finalmente, el equipo analizó cómo los distintos niveles de fluoruro, presentes en la orina, podrían influir en la inteligencia infantil. Los resultados revelaron que aquellas embarazadas que presentaban niveles más elevados de fluoruro en la orina tenían más probabilidades de tener hijos con menor inteligencia.
Así, los investigadores encontraron que, por cada 0,5 miligramos por litro de aumento en los niveles de flúor de las mujeres embarazadas, las puntuaciones de sus hijos de ambas pruebas se redujeron en 3,15 y 2,5 puntos, respectivamente. Sin embargo, también se encontró que los niveles de fluoruro en la orina de los niños más grandes (entre edades de 6 a 12 años), no parecían influir en su inteligencia.
De acuerdo a los resultados, los investigadores creen que la exposición prenatal a grandes cantidades de fluoruro podría afectar al desarrollo neurológico del bebé en desarrollo, reduciendo su inteligencia.

¿Qué ocurre con el flúor y la limpieza bucal de las embarazadas?

El fluoruro consiste en compuesto químico que se agrega con frecuencia al agua del grifo, así como en los productos para el cuidado dental, incluyendo tanto la pasta de dientes como el enjuague bucal, debido a sus cualidades protectoras a la hora de prevenir las caries bucales. Se trata, por tanto, de un compuesto indispensable en muchos de estos productos dentales.
Como manifiestan los propios autores del estudio mencionado anteriormente, y publicado en el año 2017, es necesario llevar a cabo una investigación adicional acerca de los posibles efectos adversos del fluoruro, particularmente en mujeres embarazadas y niños, para asegurar con ello que los beneficios de la suplementación, a nivel de la población, supera cualquier riesgo potencial.
Foto: Istock

Consecuencias del uso excesivo de flúor en el embarazoFoto: Istock

No hay duda que el flúor es fundamental para mantener la salud bucal, la cual está ligada a la salud de sus bebés recién nacidos. De hecho, contar con una salud bucal adecuada es importantísimo durante el embarazo, puesto que los distintos cambios hormonales que ocurren en la gestación pueden aumentar el riesgo de gingivitis, cursando con inflamación sensibilidad de las encías y sangrado.
Si no se trata, puede acabar convirtiéndose en una periodontitis (enfermedad de las encías avanzada), que afecta al tejido de las encías y a los huesos, y que podría ocasionar la pérdida de dientes.
De hecho, algunos estudios han encontrado incluso que cuando la mamá sufre periodontitis grave durante el embarazo se ha asociado con bebés prematuros con bajo peso al nacer. Por tanto, no hay problemas en continuar utilizando pastas dentales con flúor durante la gestación, porque evidentemente la cantidad que se ingiere cuando nos lavamos los dientes es mínima.
Eso sí, en caso de que te preocupe la ingesta de flúor adicional, algunos expertos aconsejan evitar determinadas bebidas durante la gestación, como por ejemplo podría ser el caso del té verde y el té negro, que contienen este mineral. Además, si te preocupa la caries, recuerda igualmente disminuir la cantidad de alimentos azucarados y procesados que se consumen diariamente.

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

tracking