Vídeo de la semana

Herpes labial y embarazo

Herpes labial en el embarazo: síntomas y prevención

Es común en cualquier momento de la vida y por eso es habitual que también durante la gestación una embarazada pueda tener herpes labial. Mira en qué consiste, cuáles son sus síntomas más frecuentes y cómo se puede prevenir padecer esta infección.

herpes labial embarazada
Fuente: iStock

Sabemos que las mujeres embarazadas son más propensas a poder contagiarse de distintos tipos de virus. Uno de los más habituales y que, de hecho, es común que lo padezca cualquier persona y no solo una mujer gestante, es el herpes facial (en la mayoría de casos, herpes labial). Veamos en qué consiste y cuáles son sus síntomas.

El herpes simple es una infección producida por el virus del herpes simple (VHS) del que se distinguen dos tipos: el facial (que provoca lesiones en la cara y los labios) y el genial (que causa lesiones genitales).

El herpes facial suele ser conocido como herpes labial porque suele ser la zona más afectada, aunque también puede llegar a otras partes de la cara. Se suele contraer con bastante cotidianidad y no solo aparece en mujeres embarazadas, lo puede sufrir cualquiera en cualquier momento de su vida. Es denominado herpes simplex de tipo 1 (VHS-1) y se estima que más del 50% de las personas acaba padeciéndolo antes de cumplir los 6 años.

Como hemos visto, además de este, existe el herpes simplex tipo 2 (VHS-2) que suele ser bastante doloroso y que se asocia con infecciones en los genitales causadas por contagio por transmisión sexual. En algunas ocasiones puede ser transmitirse al bebé en el momento de dar a luz o por otras causas.

 

¿Cómo puede transmitirse al bebé?

  • En el nacimiento, si el virus está presente en el canal del parto.
  • Si alguien sufre de herpes labial y besa al bebé puede propagárselo.
  • En casos menos frecuentes, por contacto, si alguien toca un herpes labial activo y de inmediato toca al bebé.

Síntomas de herpes labial

  • Presencia de pequeñas vesículas con forma de racimo en el labio, aunque también pueden aparecer en los ojos o en otras partes de la cara o el b(herpes diseminado).
  • En la misma zona, además de la aparición de las vesículas también puede experimentarse una sensación de picor, hormigueo o quemazón.
  • Aparición de serosidad en las vesículas, es decir, que puede fluir algo de líquido que más tarde forma una costra.
  • Desaparición de las vesículas entre los 10 o 15 días sin dejar marcas o cicatrices.

¿Cómo se puede prevenir?

Si todavía no estás embarazada, pero sospechas que presentas herpes labial por alguna pequeña lesión en tu rostro, lo más recomendable es acudir al médico para te aconseje las medidas higiénicas más adecuadas para combatirlo en caso de que sí lo padezcas.

Si ya ha nacido el bebé, lo mejor es seguir unas pautas escrupulosas y lavarse muy bien las manos antes de coger al bebé. Por supuesto, también evitar darle besos al pequeño hasta que el herpes desaparezca por completo para evitar el contagio entre madre e hijo.

Tratamiento del herpes labial

Es importante saber que no existe un tratamiento para esta dolencia, se cura por sí sola y espontáneamente. No obstante, si padeces herpes labial de manera frecuente, puedes acudir al médico para consultar tus dudas y en caso de ser necesario que te recomiende una solución como puede serlo una crema antiherpética.

foto claudia

Claudia Escribano

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

Continúa leyendo