Ser Padres

Películas perfectas para una sesión de cine en familia en otoño

Somos conscientes de que podría ser un top 100 y nosotros lo hemos dejado tan solo en 10 títulos, pero ahí está la clave para que el plan salga perfecto: llegar a un consenso entre todos que os permita elegir una cinta que os guste a todos.

Entre que este otoño las recomendaciones sanitarias y las restricciones al movimiento en distintos lugares del país invitan a quedarse mucho en casa y que en esta época del año, a diferencia del verano, la casa parece abrazarnos para que no nos vayamos, seguramente no tengáis como padres muchos problemas para montar una sesión de cine en familia en casa los fines de semana. Y menos si elegís bien la película.
Pocas cosas más entretenidas que el cine familiar para pasar en casa una tarde noche de otoño, de esas que al mirar por la ventana te sacan una sonrisa de oreja a oreja pensando en que no tienes que salir a la calle para nada si no quieres. Y no quieres. Ni tú ni los chicos de la casa. En días así hasta a los adolescentes se les puede convencer rápidamente de que una sesión de “peli manta” es más atractiva que cualquier otra cosa que tengan en mente.
Habrá quien prefiera optar por los clásicos, sobre todo si en el dni del que que la elige van pesando los años, pero cuando se piensa en una cinta para ver entre varias personas de distintas generaciones, toca tirar de consenso y empatía. Y por eso es ideal hacer una lista variada de pelis en las que se reflejen distintos estilos y también épocas.
Si no llegáis a un punto de encuentro, echad a suertes el orden de elección y tomad como norma que la escogida sea una de las que conforman la lista de posibles opciones. Nosotros hemos hecho nuestro boceto particular con diez con las que no vais a quitar ojo de la tele hasta que no salgan los créditos del final, pero seguramente se os ocurrirán muchísimas más en función de vuestros gustos personales.
Así que una vez escogida planificada la jornada cinéfila en familia, y con el título del día ya elegido, solo queda coger cada uno su mantita, hacerse las consabidas palomitas y acomodarse en la butaca reservada en el sofá, porque ya sabemos que esto último es así en muchísimas familias, en las que no se cambia el sitio por nada del mundo. Se puede negociar la peli pero nunca el sitio en el sofá que le corresponde a cada uno.
tracking