Ser Padres

Ideas para disfrutar de Nochevieja si vais a pasarla solos en casa con los niños

Os damos algunos recursos para disfrutar al máximo de una nochevieja especial si, por motivos de prevención o contagios (o por cualquier otro motivo) la pasáis solos con los niños en casa.

Autor: Rubén García
Cuando vivimos la última Nochevieja, la de 2020, todos soñábamos con que un año después las cosas estuvieran lo suficiente calmadas como para no tener que repetir la escena de pasarla lejos de nuestros seres queridos. Pero este año, la variante Ómicron, que ha causado una sexta ola de contagios, y la rapidez con la que podemos cogerlo, han hecho que sean más las familias que han cenado y pasarán las fiestas solas o confinadas que el año pasado. Otras, por simple prevención y miedo, prefieren no arriesgarse y también lo pasarán solos.
Tiene pinta que este año, la celebración del último día del año volverá a ser una celebración si el estrés habitual de tener que salir corriendo en coche a casa de los abuelos o de los tíos, o de tener que preparar la casa para un regimiento. Ahora el reloj importa menos porque a las uvas llegaréis sobrados de tiempo, así que es un día para despedir otro año triste y duro con una ración de alegría, risas y diversión en familia. Solo hay que echarle un poco de imaginación al asunto para conseguirlo.

Los preparativos

Después del clásico paseíto mañanero si sale buen día, llegará la hora de comer algo ligero y descansar antes de arrancar el plan de Nochevieja casero.
Con el depósito a tope, toca empezar por la decoración de la mesa. Esta tarea corre a cargo de los peques de la casa, que pueden no solo ayudar a ponerla, sino también decorarla con todo tipo de detalles navideños. Incluso pueden hacer unos servilleteros o unos centros de mesa para la ocasión con materiales reciclados, por ejemplo.
La alternativa es ayudar en la cocina y preparar entre todos el menú de la noche; mientras unos preparan el plato principal con los adultos, otros pueden ir dando forma a los aperitivos, que generalmente permiten estar lejos de los fuegos. Recordad, si no los conocéis, que hay cuchillos especiales para niños y así pueden tener cierta autonomía en la cocina -siempre supervisados, por supuesto- y mucha más seguridad.

Una cena diferente

Durante la cena, es el momento de permitir las excepciones que no se suelen cometer durante el resto del año: se puede comer de pie tipo buffet y así montar un karaoke al mismo tiempo, se pueden tocar villancicos al tiempo que disfrutáis de la mesa en familia, se puede hablar un poco más alto de la cuenta y, sobre todo, os podéis disfrazar todos. ¡Por lo menos abrid unas bolsas de cotillón, aunque el matasuegras lo cargue el diablo! Un día es un día.
Para los que prefieren una última cena del año más tranquila, una idea genial es aprovechar un momento de la sobremesa para escribir vuestros deseos y propósitos -el número lo ponéis vosotros- y guardarlos todos en una caja que abriréis dentro de un año, o bien quemarlos con mucho cuidado en una especie de ceremonia controlada y guiada en todo momento por los adultos de la casa.

El momento de la fiesta

Para el momento de las doce campanadas, ya que va a ser un poco triste seguir por la tele la Puerta del Sol sin su habitual aglomeración, ¿por qué no hacer unas campanadas caseras? Si alguien se anima y se ve capaz, puede tocar las campanadas en casa. La botella de cristal, una pandereta o cualquier otro utensilio improvisado con el que se pueda hacer un ruido similar puede valer. Las risas están garantizadas… pero cuidado con los atragantamientos, eso sí. Ya os hemos contado por qué no es buena idea que los niños no coman uvas.
No os harán falta seguro demasiadas ideas para empezar el año porque al final cada familia aprovechará para hacer aquello que más le gusta. Unos preferirán hacer un maratón de juegos de mesa, otros tematizar el salón como una discoteca e ir pidiendo canciones al ‘DJ Spotify’ para bailar y celebrar. Habrá quienes prefieran empezar el año con una videollamada masiva para estar más cerca de amigos y familiares, y también quien se inspirará en ‘Tu cara me suena’ para montar un show de disfraces y canciones. Y, cómo no, el cine siempre es un fijo  en la lista: no habrá otro año como este para poder acabar toda la lista de las mejores pelis para ver en Navidad en familia.
Lo importante, al fin y al cabo, es que las circunstancias no empañen una noche de alegría y felicidad.
¡Feliz Año Nuevo!
tracking