Ser Padres

Flujo rosado dos meses después del parto: ¿qué puede indicar?

El color no es extraño porque forma parte de la evolución natural de los loquios, que acaban siendo blancos o amarillentos, pero deberían haber remitido alrededor de la sexta semana como mucho.

Después del parto, es normal que la mujer sufra sangrados vaginales. De hecho, durante los primeros días tras dar a luz, es común la presencia de un flujo vaginal -los llamados loquios- que se parece a un período menstrual intenso. Estas pérdidas de sangre posparto se producen, sobre todo, a los vasos sanguíneos abiertos que quedan en el útero, allí donde la placenta estaba adherida.
Las pérdidas de sangre vaginales no son graves porque, entre otras razones, el cuerpo aumenta en un 50% la cantidad de sangre que acoge. Una vez que la placenta se expulsa, el útero, al contraerse, los cierra, de ahí que los sangrados se reduzcan cuando esto ocurre siempre y cuando no se deban a otro motivo, como por ejemplo una episiotomía.
Los loquios, a medida que se hacen más acuosos, cambian un poco de color, tornándose rosados. El color lo marcan las sustancias que lleva el flujo, que en este caso son sobre todo leucocitos, moco cervical y eritrocitos. Lo habitual es que a los diez días solo quede una pequeña cantidad de flujo blanco o ligeramente amarillento. Este cambia de color porque apenas contiene ya glóbulos rojos, y si glóbulos blancos, células epiteliales, colesterol, grasas y moco.

Causas de su aparición

No es lo más común, pero sí existe la posibilidad de que los sangrados continúen de forma intermitente durante más semanas. Los loquios suelen desaparecer por completo entre las dos y las cuatro semanas posteriores al parto, aunque hasta la sexta semana se considera normal que puedan continuar. Incluso a los dos meses de haber parido, hay mujeres cuyo flujo es todavía rosado.
Por ejemplo, es normal que dure hasta dicha fecha si la mujer en cuestión toma píldoras anticonceptivas a base de progestina (progesterona sintética) o si ha recibido una inyección una anticonceptiva (Depo-Provera).
También puede estar relacionado con alguna lesión provocada en el parto que no termine de curarse bien, como la mencionada episiotomía. O podría indicar que está relacionado con algún problema interno que no se termina de solucionar.
Dado que no es fácil de determinar la causa y que  lo lógico es que a las 8 semanas después de parir ya deberían haber remitido los loquios, nuestra recomendación es que consultes o acudas a tu médico para que valore tu caso en concreto. Nadie como él para saber a qué se deben los sangrados rosados dos meses después de dar a luz.
tracking