Ser Padres

Estomatitis aftosa en niños, un motivo de consulta frecuente tras la retirada de mascarillas

Después de la retirada de las mascarillas, la estomatitis aftosa se ha convertido en un problema común entre los niños. ¿Qué debes saber sobre ello?

Con la retirada de mascarillas en interiores y relajación de medidas tomadas por la pandemia COVID han vuelto a aparecer las infecciones víricas habituales. El problema es que los niños de entre dos y tres años no han estado expuestos a estos microorganismos y, por tanto, no se han inmunizado.

¿Gripe en mayo? ¿Bronquiolitis en julio?

Foto: Istock

Estomatitis aftosa en niñosFoto: Istock

Esta temporada de primavera-verano los pediatras andamos desconcertados. Una epidemia de gripe A en mayo, con temperaturas elevadas: lo nunca visto. Y casos de bronquiolitis, un clásico del invierno, que suelen llenar las plantas de pediatría de noviembre a marzo, en pleno verano con 40ºC a la sombra. ¿Qué está pasando? Pues que los “niños de la pandemia”, no se han inmunizado, no han estado en contacto con los virus que habitualmente pululan en nuestro ambiente y, al retirar las mascarillas, han aparecido de nuevo estas infecciones, aunque digamos, el tiempo no acompañe.
De hecho, se piensa que el origen de la hepatitis aguda infantil que aún está en estudio, sea el adenovirus, un agente ya conocido y que habitualmente no nos da problemas, pero que está atacando de forma más grave a estos niños que no se han inmunizado de forma natural.

¿Qué es la estomatitis aftosa?

La estomatitis aftosa es una enfermedad de causa viral que provoca la aparición de úlceras en la mucosa bucal, por ejemplo, en el interior de las mejillas, los labios, paladar, lengua o pilares anteriores de la faringe, cerca de las amígdalas.
Ha sido causa frecuente de consulta en niños entre los dos y nueve años tras la retirada de las mascarillas, ya que su origen es viral. No existe un único patógeno que la produzca, sino que puede ser causada por varios virus, entre ellos el Coxsackie, responsable del famoso síndrome boca-mano- pie, frecuente en escuelas infantiles.
No es una enfermedad grave, pero si fastidiosa, ya que las úlceras en la boca producen malestar y molestias para comer, tragar, beber o hablar. Al ser de causa vírica se puede contagiar de unas personas a otras.

¿Cuáles son los síntomas de la estomatitis aftosa?

Lo más habitual es que los padres consulten porque el niño rechaza la comida, sobre todo si es caliente o ácida. Generalmente, los pequeños sí que se toman bien el agua, la leche fresca o alimentos blandos y fríos, como el yogur. Recordemos que el niño tendrá la boca en carne viva, con múltiples aftas que dolerán al ponerse en contacto con líquidos calientes o alimentos ácidos, como algunas frutas, de ahí que sea preferible ofrecerles las comidas sin calentar, blandas y fáciles de deglutir.
Si el pequeño tiene también aftas o úlceras al fondo del paladar también le dolerá al tragar. Este síntoma se conoce en medicina como odinofagia. No solo le dolerá al deglutir los alimentos, sino también su propia saliva, por lo que los padres pueden notar que babea en exceso (sialorrea).
Foto: Istock

Síntomas de la estomatitis aftosa en niñosFoto: Istock

Además de estos síntomas, pueden aparecer fiebre, sensación de mal cuerpo o malestar, inflamación y enrojecimiento de encías, vómitos o náuseas y dolor de cabeza. La halitosis o mal aliento también puede estar presente.
Habitualmente, ante un niño con fiebre y que no come, los padres no tardan en consultar. Sin embargo, debemos explicarles que, aunque se trata de una enfermedad leve y que el pequeño curará por si solo, las aftas bucales pueden tardar hasta 10 ó 14 días en desaparecer del todo.

¿Cuál es el tratamiento?

En los niños, el tratamiento es sintomático. El sistema inmunitario del pequeño es el que va a vencer al virus, mejorando los síntomas. Sin embargo, hasta que llegue ese momento, intentaremos que el peque esté lo más cómodo posible.
  • Analgesia con paracetamol y/o ibuprofeno. Es normal que el pequeño tenga malestar, decaimiento y pocas o ningunas ganas de jugar. Si además tiene febrícula, podemos tratarle con los medicamentos habituales. Deja que descanse en un lugar fresco y tranquilo y ve controlando su temperatura.
  • Productos para aftas. En el mercado existen diferentes productos, generalmente a base de ácido hialurónico, que ayudan a que las úlceras de la boca cicatricen antes. Existen presentaciones en forma de gel, spray, o especialmente destinadas a niños con sabor agradable. Pueden ser adquiridas en la farmacia sin receta. Sigue las instrucciones del prospecto o consejo de tu farmacéutico.
  • Alimentos blandos, fríos y abundante hidratación. Como hemos visto, los niños van a rechazar alimentos calientes y ácidos, así que mejor ofrece las cremas o sopas a temperatura ambiente, dale yogures, gelatinas, leche fría…y en cuanto a frutas opta por un plátano fresquito. Ofrece mucha agua, no te preocupes si tu peque está un par de días a base de yogur, es normal y ya verás como mejorará pronto.

BIO: Licenciatura en Medicina por la Universidad de Córdoba, Especialidad en Pediatra en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Máster en Urgencias Pediátricas por la Universidad de Sevilla. Experiencia de 12 años en la consulta de Pediatría. Creadora de contenidos en YouTube e Instagram.

tracking