Ser Padres

El socorrista te llamará la atención si tus hijos hacen alguna de estas cosas en la piscina

Aunque muchas de ellas son evidentes si se aplica el sentido común, hay demasiadas conductas irregulares que siguen sucediendo cada verano en todas las piscinas, así que no está de más recordarlas.

Autor: Rubén García
Cada verano se repiten las mismas escenas en las piscinas: los socorristas, muy jóvenes en la mayoría de los casos, debaten en su interior dónde poner el límite con el cumplimiento de las normas de uso de la instalación y, especialmente, con aquellas conductas que representan un riesgo real para la salud de los usuarios. A muchos padres no les gusta, pero son personal profesional cualificado, y nadie como ellos para saber qué se puede y qué no se puede hacer en una piscina.
Por eso, si tus hijos hacen alguna de las siguientes cosas, recibirán un toque de atención por su parte. Por favor, escuchadle y apoyadle porque solo hay tres motivos por los que lo hará, y son irrebatibles: la propia seguridad de vuestros hijos, el mantenimiento adecuado de las instalaciones o el bienestar de todos los usuarios de la piscina.

Correr

A veces somos los propios adultos los que incitamos a los niños, especialmente a los que ya tienen cierta edad, y a los adolescentes, a correr alrededor del vaso de la piscina. No somos conscientes de que el riesgo que conlleva una caída en esa zona de la instalación es altísimo para la salud: un golpe a esa velocidad es garantía de lesión. Pero es que, además, es molesto para otros usuarios.

Estar solo en el vaso de la piscina sin elemento de flotación

Estar solo en el vaso de la piscina sin elemento de flotación: si el socorrista comprueba que un niño es demasiado pequeño para estar solo en el agua o cerca de ella, le preguntará qué adulto está a su cargo, y si algún pequeño no lleva elemento de flotación y el socorrista ha apreciado que no nada bien, no le dejará estar dentro del agua sin la supervisión directa de un mayor. Es normal que lo haga porque la prevención es la base de su trabajo y ser niñero o niñera no forma parte de él.

Hacer saltos inadecuados

Es seguramente lo primero que has pensado al leer el titular de la pieza. Parece increíble que todavía sean comunes en las piscinas las volteretas, piruetas, saltos de cabeza sin manos por delante, saltos en picado en zonas donde apenas cubre, etcétera. Y no, no siempre los protagonizan los niños. Un socorrista, para hacer bien su trabajo, debe prohibir totalmente este tipo de acciones en la piscina, así que mostrad comprensión porque, una vez más, lo hace por la seguridad de los usuarios, pequeños y mayores.

Molestar a otros usuarios

Esta no es una misión de salvamento, pero al socorrista de las piscinas, sobre todo de las comunitarias, le suelen exigir que también vele por el cumplimiento de las normas de uso de la piscina, de modo que, si ve que un peque incomoda en reiteradas ocasiones a un adulto o a otro niño o juega de manera brusca cerca de un bebé, les explicarán que su conducta no es la adecuada.

Tirarse sin mirar si hay gente en la piscina

Es un clásico entre los niños tirarse justo cuando alguien pasa cerca. Puede producirse un choque en el agua que cualquier socorrista querrá evitar, así que es probable que le llame la atención al peque se haya tirado sin dejar margen de seguridad.

Comer en el interior del vaso de la piscina

Otra de esas normas de uso de la instalación por las que un socorrista, aunque suele estar más centrado en lo que ocurre en el agua, puede llamar la atención a un niño o adulto que lo haga. Es de sentido común no comer dentro del vaso de la piscina porque lo más probable es que se ensucie la instalación, y esto perjudica a todos los usuarios.

Entrar al vaso de la piscina con zapatillas inadecuadas

Las deportivas, alpargatas o zapatillas de tela no son aptas para entrar a la piscina. Por lo menos, dentro del vaso de la misma, en la zona de baño. Y esto es importante tenerlo en cuenta porque de producirse, el socorrista intervendrá para que no se haga.

No ducharse

No es labor del socorrista comprobar lo higiénica o no que es la gente, pero las normas de uso son claras en las piscinas y en todas es común la exigencia de la ducha antes del baño, de manera que cabe la posibilidad de que el socorrista llame la atención a quien no lo haga. Al menos en el primer baño del espacio de tiempo que esa persona esté en la piscina.
tracking