La tripa de la embarazada

Así es la barriga a las 10 semanas de embarazo

Si estás embarazada de 10 semanas, seguramente estés de lo más emocionada y deseando que pase el tiempo para conocer a tu pequeñín, aunque para ser sinceros, ese sentimiento se extenderá a lo largo de todo el embarazo. ¿Quieres saber cómo es la evolución habitual de la barriga en este punto de la gestación?

¿Te encuentras en la semana 10 de embarazo o a punto de llegar? Parece que no puede ser cierto, pero así es y aunque sea prontito estás ya deseando ver su carita y tener a tu pequeñín entre tus brazos. No obstante, aunque no lo creas, muchos más cambios de los que piensas han comenzado a tener lugar dentro de tu cuerpo. Vamos a ver cómo es está siendo tu evolución hasta ahora.

Tu cuerpo estando embarazada de 10 semanas

¡Parece mentira, pero llevas 10 semanas embarazada! Esto significa que estás cerca de acabar el primer trimestre de gestación, así que concretamente estás de 2 meses y medio más o menos. En solo un par de semanas comenzarás el segundo de los trimestres y vas a empezar a notar que las molestias que habrás ido teniendo, por suerte, van a ir remitiendo. Esas dolencias típicas de los primeros meses, como los mareos, la fatiga, las náuseas y los vómitos van siendo menores al final del primer trimestre.

Probablemente, está será tu mejor etapa del embarazo porque no te sentirás tan cansada, no tendrás molestias con tanta intensidad y frecuencia, y tu barriga empezará a hacerse notar. Así que dentro de muy poco y en adelante, comenzará a ser más evidente que estás esperando un bebé.

Pero vayamos a lo más llamativo de una mujer gestante, a su barriga. A las 10 semanas de la gestación el útero es más grande y comienza a ascender en la cavidad de la zona abdominal. Como quizá hay personas que no saben que estás embarazada, es probable que no aprecien ese abultamiento de la tripa, pero para ti misma sí que hay todo un cambio. ¡Cuántas veces pasarás por el espejo para observar esa pequeña curvita que se está formando ya!

De hecho, tu fisionomía ha ido evolucionando y tú lo notas, una prueba de ello es que puede que necesites desabrocharte el botón de los pantalones porque te aprietan, además de que cada vez más te sentirás mucho más cómoda con ropa ancha y holgada. En este punto, lo más probable es que hayas ganado unos dos kilos de peso.

Con todo esto de que la barriga comienza a abultarse, también se verá afectada la vejiga, que empezará a estar más comprimida, por lo que tendrás ganas de orinar mucho más frecuentemente.

Asimismo, seguramente que tu pecho también está más congestionado, y al igual que te ocurre con el pantalón, puede ser que los sujetadores que utilizas de manera habitual te opriman algo, por lo que puede que tengas que comprar otros más cómodos o de mayor talla.

Otros cambios que pueden darse en tu cuerpo pueden ser en el rostro, en las piernas o en el pecho, ya que pueden aparecer en estas zonas unas manchitas rojas de pequeño tamaño que se dan cuando los capilares sanguíneos se dilatan. Estas manchas reciben el nombre de arañas vasculares y puedes prevenirlas elevando las piernas, haciendo círculos con los pies o saliendo a dar paseos diarios de al menos media hora. En cualquier caso, no es gran motivo de preocupación y probablemente desaparecerán al final del embarazo.

Continúa leyendo