Estreñimiento y embarazo

Consejos para aliviar el estreñimiento en el embarazo

Es muy habitual sufrir estreñimiento a causa de los cambios hormonales. ¿Qué puedo hacer? Toma nota de nuestras recomendaciones para aliviar el estreñimiento

estreñimiento en embarazo

La eliminación de heces es menos frecuente de lo habitual y más dificultosa durante el embarazo. Además, las heces se vuelven duras y secas. Es normal que las mujeres embarazadas se agobien en algún momento del embarazo por culpa de esto.

Si este trastorno no se combate a tiempo, puede causar hemorroides y problemas digestivos.

¿Por qué es común el estreñimiento?

Los cambios hormonales que tienen lugar durante la gestación y, en especial, el aumento de la hormona progesterona, ralentizan el proceso digestivo y el tránsito intestinal. Es la hormona más producida durante la gestación, y su función relajante de las fibras musuclares se exitende al intestino con normalidad, reduciendo la actividad y apareciendo el temido estreñimiento.

Además, a medida que el embarazo avanza, el útero va presionando cada vez más el recto. En los últimos meses, el útero, que ha alcanzado ya un gran tamaño, comprime los intestinos, y, como consecuencia, el paso de los alimentos se vuelve más lento.

Existen, no obstante, otras circunstancias que pueden provocar estreñimiento durante el embarazo, como, por ejemplo, tomar un suplemento rico en hierro, no realizar ejercicio físico y, sobre todo, beber pocos líquidos y no consumir alimentos que contengan fibra. En muy raras ocasiones el estreñimiento es un síntoma de otro trastorno grave, pero el organismo necesita más líquido y por tanto las heces se endurecen y se ralentiza el proceso de eliminación.

Normalmente no tiene por qué conllevar a ningún problema más, pero si se experimenta dolor en la tripa, si se alterna con diarrea, se expulsa mucosidad o sangre, debes llamar a tu ginecólogo.

Consejos para evitar el estreñimiento

  • El problema mejora cuando la futura madre consume frutas, verduras y otros alimentos ricos en fibra (como cereales y legumbres), y procura beber agua todos los días. Se recomienda consumir aquellos ricos en hierro y calcio, necesarios durante el embarazo. No todos en estos grupos son beneficiosos: la manzana cruda, la zanahoria cruda y el arroz son astringentes y conviene no tomarlos si estás sufrienod estreñimiento durante tu embarazo. Por el contrario son muy útiles las ciruelas o la naranja.
  • Tomar un vaso de agua tibia en ayunas cada mañana suele ser una medida muy eficaz.
  • Es importante practicar ejercicio diario de forma moderada: caminar, realizar la gimnasia prenatal...
  • Estas soluciones son mucho más aconsejables que recurrir a los laxantes u otros fármacos, si bien el médico los prescribirá cuando lo crea conveniente.
  • Ahora tampoco es recomendable utilizar  enemas.
  • Es aconsejable que la madre consuma todo el líquido que pueda. Ya entre, o durante las comidas, el consumo de agua debe ser muy abundante no solo para la hidratación, sino para ablancar las heces y regular el tránsito.
  • Debemos fraccionar las comidas. Hacer fracciones y consumir pequeños aperitivos a lo largo del nuestro día, así como comer con calma o masticar adecuadamente facilita digerir el alimento consumido. 

 

CONTINÚA LEYENDO