¿Las verrugas genitales pueden afectar al embarazo?

Aunque bastante más común de lo que se piensa, es cierto que tener verrugas genitales activas durante el embarazo puede ser motivo de preocupación. Pero, ¿pueden realmente afectar a la evolución normal de la gestación?

El VPH (virus del papiloma humano) es una infección de transmisión sexual muy común, que a menudo no tiende a causar síntomas ni problemas evidentes. Un tipo específico de VPH ocasionalmente puede causar verrugas genitales, mientras que otro podría ser capaz de ocasionar cambios celulares más graves, pudiendo convertirse en cáncer.

Aunque, como veremos, el VPH generalmente no es un problema durante la gestación, sí se debe informar al médico cuando la embarazada cree que tiene la infección. Es más, cuando no hay síntomas, se trata de una condición altamente contagiosa que se puede propagar fácilmente.

En caso de dudas, a continuación, te descubrimos todo lo que necesitas saber acerca del virus del papiloma humano, el embarazo y las verrugas genitales.

¿Qué es el VPH? ¿Y las verrugas genitales?

Hasta el momento se han reconocido más de 200 tipos diferentes de VPH, muchos de los cuales pueden llegar a transmitirse a través del contacto sexual. Mientras que la mayoría de los distintos tipos de virus de papiloma humano causan verrugas en la piel, alrededor de 40 tipos infectan el epitelio de la mucosa, estando asociados con el cáncer de cuello uterino.

Es más, algunos tipos de VPH pueden causar otros tipos de cánceres genitales, así como cánceres anales, orales y de pene. Y se ha encontrado que algunos tipos pueden aumentar las posibilidades de infertilidad, pérdida del embarazo o parto prematuro.

En lo que a las verrugas genitales se refiere, se pueden propagar a través de cualquier tipo de contacto sexual de piel a piel, lo que incluye no solo el sexo genital, sino también el anal y oral. Y, como indicábamos anteriormente, el mero hecho de que las verrugas genitales no sean visibles no significa que la otra persona pueda estar libre de virus, o que no podamos contraerlas.

También es posible tener verrugas genitales en la garganta, especialmente después de haber mantenido sexo oral con una persona infectada.

¿Cuáles son los síntomas?

VPH en el embarazo
Foto: Istock

Las verrugas genitales son crecimientos carnosos y blandos que aparecen sobre todo en el área genital, la vagina o en el cuello uterino. Pueden aparecer en racimos o solas, y como señalan los expertos, suelen asemejarse a pequeños trozos de coliflor.

En muchas ocasiones, una persona con la infección por virus del papiloma humano no muestra ningún síntoma. Si esto ocurre, los médicos consideran que se trata de una infección asintomática. Curiosamente, la ausencia de síntomas no es una señal de levedad, ya que se ha encontrado que ciertas cepas, que cursan sin síntomas, corresponden a VPH de alto riesgo.

También cabe la posibilidad que hayamos tenido VPH, y que nuestro cuerpo haya sido capaz de eliminar la infección. Esto es lo que suele ocurrir con una mayor frecuencia en mujeres jóvenes sexualmente activas. Sin embargo, cuando surgen síntomas, los más comunes son las verrugas genitales.

¿Pueden afectar al embarazo?

Un estudio publicado en 2019 encontró que cerca del 40 por ciento de las embarazadas tienen VPH, lo que podría causar una serie de problemas durante la gestación. No en vano, existe cierta evidencia de que las mujeres con VPH pueden experimentar la ruptura de membranas antes del trabajo de parto.

En lo que a las verrugas genitales se refiere, no suelen representar un problema para el embarazo a menos que crezcan lo suficiente como para obstruir la abertura vaginal. Aunque es cierto que algunas investigaciones indican que algunos tipos de VPH pueden estar relacionados con un riesgo mayor de aborto espontáneo, problemas de fertilidad o parto prematuro, los resultados no son aún concluyentes.

¿Y si hay verrugas genitales en el momento del parto?

Si la futura mamá tiene verrugas genitales en el momento del parto, los expertos indican que, en realidad, es bastante poco probable que pueda afectar o interferir de forma negativa con el parto vaginal.

De hecho, es posible que el bebé también pueda estar expuesto a la infección incluso aunque el nacimiento se produzca por cesárea. No obstante, no es probable que el bebé contraiga el virus durante el nacimiento.

Como vemos, aún cuando es cierto que estar embarazada y descubrir que se tienen verrugas genitales (o el virus) puede llegar a ser preocupante, muchas mujeres embarazadas presentan esta infección y, la gran mayoría, dan a luz a bebés sanos de manera totalmente segura, con ninguna o pocas complicaciones por el VPH.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Contenidos en Gaia Media Magazines, especializado en maternidad, salud, ciencia y nutrición.

Continúa leyendo