Ser Padres

El cuento del hombre de Jengibre: ¿por qué es uno de los más populares en Navidad?

En los países anglosajones esta historia es más famosa incluso que ‘Un cuento de Navidad’ de Charles Dickens, y además de ser un relato corto perfecto para los peques, su lectura es la excusa perfecta para animarse a cocinar este manjar dulce.

Autor: Rubén García
A medida que se acerca la Navidad, con el encendido de luces a la vuelta de la esquina, empieza a picarnos el gusanillo de todo lo que tiene que ver con estas fiestas de las que nunca nos cansamos por mucho que a veces las acabemos un poco empachados.
Si en casa hay peques, la Navidad todavía se disfruta más si cabe porque ellos hacen que los adultos de la casa renueven la ilusión en caso de haberla perdido un poco. Y es que para ellos a partir de la segunda mitad de noviembre ya no existe otra cosa que las luces, la nieve, los villancicos, Papá Noel y los Reyes Magos, y hasta los chistes y los cuentos tienen que ser temáticos, inspirados en la Navidad.
A los chistes ya les dedicamos un espacio recientemente, espacio que podría multiplicarse en el caso de los cuentos por los muchos títulos que hay. Uno de los más populares, sobre todo en el mundo anglosajón, es el cuento de El hombre de jengibre, que probablemente te sonará más con su nombre original en inglés, Gingerbread man. No llega su popularidad a nivel mundial del clásico de Charles Dickens Un cuento de Navidad, que hasta Disney lo versionó en su día con Mickey y compañía, pero en los países en los que está arraigado compite de tú a tú con él por ser la historia navideña más famosa.
El hombre del jengibre narra la historia de una galleta de jengibre que cobra vida tras ser horneada por una mujer pero su olor adictivo hace que sea perseguida por muchas personas que quieren comérsela. Esta galleta de jengibre ha sido reinterpretada en numerosos dibujos, películas e incluso en el mundo real es una de las recetas navideñas más típicas que se pueden cocinar con los peques en las vacaciones de Navidad.
Lo curioso de este cuento que forma parte del folclore norteamericano y británico es que se conoce muy poco de su origen. Apenas se sabe apareció por primera vez en 1875, en el relato El Muchacho de Jenjibre (The Gingerbread Boy), publicado en la revista St. Nicholas Magazine, pero ni siquiera se sabe quién es su autor original.
Es, en definitiva, la típica historia familiar que se aprende de generación en generación hasta que un día alguien se hace eco y consigue que se convierta en cuento popular. Un cuento que habla sobre valores como la humildad a los más pequeños, y una historia -se puede leer en castellano o en inglés- tras la cual tendrán antojo asegurado de este dulce navideño que es una delicia.
tracking