Receta sana para niños

Pizza sana para niños: pizza de brócoli y calabacín

Si quieres probar una alternativa para que tus hijos coman brócoli y calabacín, prueba a introducir estos dos alimentos en esta pizza tan rica. ¡Tenemos la receta!

Ninguna familia debería descuidar la alimentación de un niño. La alimentación infantil sana es muy importante, no solo por sus beneficios a corto plazo, sino por todo lo que llevaremos ganado a largo plazo.

España es uno de los países con mayor prevalencia de obesidad infantil. Pero, por suerte, cada vez son más las familias concienciadas con la importancia de no dar a los niños alimentos poco sanos o procesados.

Aunque la base de la alimentación siempre debería ser saludable, lo cierto es que hay momentos en los que nos podemos relajar.

Es el caso, por ejemplo, de los fines de semana: en estos días de ausencia de rutinas y de descanso a todos nos suele apetecer relajarnos, pasarlo bien y ser flexibles con lo que comemos. Y en esa flexibilidad podemos incluir a los niños.

Por eso hoy os traemos una receta de origen italiano, súper rica y fácil de hacer: la pizza. Además, es una comida que le gusta a la mayoría de las personas y será un acierto seguro servirla en una cena informal. Eso sí, no nos olvidamos de que los ingredientes sean saludables. Esta vez la pizza está hecha con dos ingredientes muy saludables: el brócoli y el calabacín, que tienen un sinfín de propiedades. ¿Los conocéis? 

El brócoli es un alimento muy rico en vitaminas y minerales, además de tener un alto poder antioxidante. Los beneficios en niños se ven multiplicados: disminuye el riesgo de sufrir anemia por su contenido en hierro, ayuda a reducir el estreñimiento y mejora la inmunidad de niños y bebés (de ahí que se recomiende como uno de los primeros alimentos en introducir con BLW).

En el caso del calabacín, cuenta con nutrientes que contribuyen a la formación y fortalecimiento de los huesos. También es perfecto para contribuir a los niveles correctos de vitamina C y caroteno, además de ayudar con la función del intestino y mejorar el estreñimiento.

La pizza de brócoli y calabacín es también una buena idea para que los más pequeños coman verdura de una manera diferente. ¡Toma nota de la receta!

Categoría

Celebraciones

Ingrediente Principal

Calabacín

Ingredientes:

pizza de brocoli para niños
Fuente: iStock

Para la masa:

  • 300 gramos de harina de fuerza
  • 200ml de agua templada
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal
  • 10 gramos de levadura fresca Levital

Para la pizza:

  • Salsa de tomate.
  • 200 gramos de calabacín cortado en tiras finitas
  • 200 gramos de brócoli cortado en trocitos
  • 50 gramos de queso mozzarella fresca

Paso a Paso:

En primer lugar, preparamos un recipiente grande en el que vamos a preparar la masa. Para ello, incorporamos la harina, la sal y el aceite de oliva. La levadura fresca la disolvemos en el agua templada e incorporamos al resto de ingredientes. Lo mezclamos todo bien y dejamos reposar unos 5 minutos.

Mientras tanto, preparamos la encimera en la que vamos a trabajar la masa. Para ello, la enharinamos ligeramente para que así el amasado sea más sencillo. Una vez han transcurrido los cinco minutos de reposo, ponemos la masa sobre la encimera y comenzamos a plegarla sobre sí misma, con fuerza, en repetidas ocasiones durante varios minutos. Tenemos que repetir el proceso hasta obtener una masa homogénea y fina. Una vez la tengamos, le damos forma de bola y colocamos en el bol. La tapamos con un paño y dejamos reposar hasta que doble su tamaño.

Mientras la masa reposa, es el momento de ir preparando el resto de los ingredientes. En primer lugar, cortamos en láminas la mozzarella y las ponemos a escurrir. Después, lavamos, cortamos y ponemos en una olla el brócoli para cocerlo unos 5 minutos. No es necesario mucho más tiempo ya que terminará de cocinarse en el horno. Por otro lado, lavamos y cortamos el calabacín en tiras finas.

Una vez ha reposado la masa, la estiramos, le damos forma y la colocamos sobre la bandeja del horno, previamente forrada con papel vegetal. Después, añadimos la salsa de tomate de manera que cubra toda la masa, sin llegar a los bordes. A continuación, colocamos el queso mozzarella y, después, el calabacín y el brócoli.

Ponemos a precalentar el horno a 200ºC y cuando haya cogido calor, metemos la pizza en el horno. Bajamos la temperatura a 180ºC y horneamos durante unos 15-20 minutos. Después, solo nos queda sacarla del horno y, ¡disfrutar!

 

Receta elaborada por los expertos cocineros de Levital

Continúa leyendo nuestras recetas...

#}