Ideas de ocio

Por qué un picnic puede ser el mejor plan con niños en tiempos de pandemia

Siempre es una actividad ideal para realizar en familia cuando llega el buen tiempo, pero lo es más si cabe para poder disfrutar de la primavera de forma segura, cumpliendo con las medidas de seguridad vigentes.

Picnic (Foto: Pexels)
Picnic (Foto: Pexels)

Por fin está de vuelta la primavera. Dos años después, podremos disfrutar de ella en familia en la calle, no como el año pasado, cuando nos pasamos la mayor parte de esta estación encerrados en casa por las circunstancias. Tenemos todos unas enormes ganas de vivir al máximo la llegada del buen tiempo fuera de casa, y afortunadamente hay planes que lo permiten al mismo tiempo que se cumple con las medidas sociosanitarias vigentes. Uno de ellos, planear un picnic en algún espacio verde. 

Estas son algunas de las razones principales por las que no parece uno de los mejores planes que se puede hacer con niños en una primavera en general, pero más si cabe en una marcada por la pandemia:

Distancia de seguridad

No hay mayor garantía para poder guardar la distancia de seguridad con otros grupos burbuja que un plan en la naturaleza, donde el espacio libre suele ser mucho mayor que en las zonas urbanas. Incluso en los parques más concurridos es relativamente sencillo encontrar un hueco en el césped donde poder extender la manta.

Al aire libre

Es el segundo gran motivo por el cual es una actividad muy segura, y es que a estas alturas de la película ya sabemos todos que el ocio más seguro es el que lleva a cabo solamente con nuestros convivientes y en espacios abiertos. 

Es original y diferente

A los peques nada les gusta más que un plan distinto, especial, y hacer un picnic lo es porque no están acostumbrados a hacerlos a menudo salvo aquellos niños que vivan en plena naturaleza. Salir de la naturaleza siempre conlleva cosas positivas. 

Se fortalece el vínculo familiar

Lejos de aparatos electrónicos, en un entorno ideal para la relajación y el disfrute, y sin necesidad de mirar constantemente el reloj, se trata de un plan perfecto para fortalecer el vínculo familiar y dedicar tiempo de calidad a los niños.

No hay peligro (en general)

Lógicamente, no lo hay si se elige bien el sitio y si los niños no tienen contraindicaciones como alergias relacionadas con la naturaleza, pero en líneas generales son planes que limitan mucho los riesgos. Generalmente se eligen espacios verdes donde es muy sencillo controlar a los niños y no conllevan riesgos como las masificaciones de los parques o el tráfico cerca, con la amenaza que eso supone en caso de despiste.

Se lo pasarán en grande explorando

Un picnic no se entiende si no va acompañado de un contexto natural y esto es una puerta maravillosa para que los peques pasen un día muy divertido explorando y descubriendo el entorno del lugar en el que decidáis “acampar”.

Se puede involucrar a los peques en la planificación

Desde diseñar y preparar el menú hasta a la hora de que se hagan responsables de algunas de las cosas que son imprescindibles para hacer un picnic en condiciones. Este tipo de actividades son muy provechosas para fomentar la autonomía en los niños y ocupan más tiempo del que parece.

Enseñanzas asociadas a la actividad

Hacer un picnic es una oportunidad de oro también para fomentar en los niños valores relacionados con el cuidado del medio ambiente y la sostenibilidad. No solo porque entran en contacto con un entorno natural, sino porque también vivirán la experiencia de lo que es cuidarlo: no arrancando flores, respetando a los animales que encuentren y, sobre todo, recogiendo al final del día y dejando todo limpio, tal y como estaba antes de llegar. 

Continúa leyendo