Estimulación sensorial

Beneficios de la estimulación sensorial en niños de 1 a 3 años

¿Qué beneficios tiene estimular los sentidos en niños de 1 a 3 años? Te hablamos de cómo ayuda esto al aprendizaje de tus hijos y cuál es la mejor forma de lograrlo. ¡Toma nota!

estimulacion de 1 a 3

Hay muchas maneras de facilitar el aprendizaje de los más pequeños. En edades tempranas, con niños de 1 a 3 años, una de las maneras más efectivas para desarrollar una parte importante de su intelecto es a través de la estimulación sensorial. Nuestras sensaciones son la fuente principal de todo el conocimiento y por lo tanto nuestro aprendizaje va a depender de todas las sensaciones del entorno, que son exploradas por nuestros sentidos, representando una estimulación fundamental en el crecimiento estructural del cerebro.

Para favorecer este tipo de desarrollo, hay escuelas infantiles como es el caso de la red de escuelas infantiles Nemomarlin, que han instaurado espacios sensoriales en sus centros para poder realizar ejercicios concretos con los más pequeños. Sus expertos nos cuentan en qué consisten y cuáles son sus beneficios: 

La finalidad de este tipo de espacios multisensoriales es que los niños adquieran una serie de aprendizajes mediante la experimentación y el descubrimiento, y que puedan desarrollar también sus habilidades sociales y cognitivas. Por eso, lo que se pretende es crear un ambiente con estímulos donde se trabajen sensaciones a través de experiencias, dotando a los pequeños de libertad para explorar, descubrir y disfrutar de sus sentidos.

Siendo adultos nuestro repertorio de información que proviene de los sentidos va aumentando (perfumes, alimentos, cine, spas…), sin ser conscientes de esa estimulación, ya que lo tenemos asumido dentro de nuestra cotidianeidad. En el caso de los niños todo es novedoso, sus experiencias son limitadas dado su corto periodo de vida y por ello todos los recursos que podamos ofrecerles para estimularlos serán bien aceptados, y además nos permitirán trabajar la inteligencia emocional atendiendo a las diversas reacciones que los pequeños muestren al exponerse a los variados elementos y sensaciones.

Las ventajas de este tipo de estimulación sensorial son diversas:

• Potencian las relaciones positivas entre iguales y con el adulto.
• Preparar este tipo espacios o ambientes crea un clima motivador y provoca la exploración, la interacción, el movimiento y la comunicación.
• Mejoran la coordinación y la concentración.
• Estimulan el pensamiento lógico.
• Promueven la comunicación no verbal.
• Les ayuda a aceptar estímulos de su entorno.
• Favorece la situación personal y social del niño mejorando y desarrollando tanto su bienestar físico como emocional.
• Favorece nuevas alternativas en la atención educativa.
• Ayudar a mejorar.

Estimulación sensorial en las escuelas… y también en casa

Los expertos de Escuelas Infantiles Nemomarlin recomiendan disponer de un espacio, no tiene por qué ser demasiado grande, donde podamos realizar actividades específicas para este fin y poder desplegar los materiales o juegos adecuados. Lo ideal es poder disponer de materiales como por ejemplo: formas de colores multicolor, espejo infinito multicolor -mezcla de luces y espejo creando un efecto visual de túnel- pelotas estrella que lucen en la oscuridad, cubos sensoriales –que se pueden encender y apagar y que cambian de color si los niños los giran-, cofre musical, caja del soplo, instrumentos reciclados, biblioteca de sabores… y un largo etc. Les daremos a los niños estos instrumentos para que puedan investigar, manipular, explorar…

Lo ideal es que en bebés y de 1-2 años se trabaje/juegue en cada sesión uno de los sentidos (pudiéndose hacer en la misma sesión el olfato y el gusto por ejemplo) utilizando el espacio libremente y en 2-3 años preparar sesiones por rincones (2 sentidos por sesión cambiando a mitad de tiempo). También se pueden preparar sesiones donde se trabajen varios sentidos, mezclando materiales y organizando así sesiones multisensoriales.

Las actividades deben ser totalmente abiertas, sobre todo en bebés y 1-2, creando por nuestra parte un ambiente y un espacio que ayude y motive al niño a explorar los materiales que se le ofrecen, por lo que serán dichos materiales los que van a marcar las actividades. En 2-3, sí que se pueden organizar actividades algo más dirigidas para que haya una mayor profundización sensorial.

CONTINÚA LEYENDO