Ser Padres

Snacks saludables que puedes llevarte a la piscina

Te vas a sorprender de la cantidad de opciones que tenéis a vuestro alcance, tanto caseras como industriales, para que los peques de la casa -y los adultos también- se alimenten rico y sano a lo largo de esas jornadas largas ocio acuático. En la mayoría de las veces, la falta de ideas nos hace caer en todo tipo de productos industriales insanos a menudo, y no vale la excusa del “es solo un día”.

Autor: Rubén García
¿Qué tendrán la playa y la piscina que nos abre el apetito a todos en cuanto nos damos el primer baño? Quizá sea cultural más que una cuestión de hambre, pero resulta complicado resistirse a no meter algún snack en el bolso junto a las toallas, manguitos, cambios de ropa, cremas y demás artículos de primera necesidad para pasar una tarde de piscina o playa. No vamos a ser cómplices nosotros del famoso “por un día no pasa nada”, porque estaríamos animando a introducir un peligroso hábito alimentario, ya que es más que probable que lo que era para un día se convierte en habitual durante el verano. Sin embargo, entendiendo -nosotros también somos humanos- que es muy difícil no comer nada en piscinas y playas, darte ideas para que los snacks que te lleves para ti y tus hijos sean saludables.

Fruta

Es más una responsabilidad social empezar por la fruta que una necesidad periodística. La fruta de verano es el snack saludable que mejor sienta, apetece y refresca al mismo tiempo que es un gran alimento desde el punto de vista de la salud. Desde melón o sandía cortados o lo más cómodo, llevar una pieza entera de una variedad más pequeña como el melocotón, la nectarina o la paraguaya. Y si no son tus peques muy de frutas de verano, algo poco probable, la manzana, el plátano o la pera son recursos atemporales que nunca fallan.

Frutos secos

Con cuidado de que no se produzca un disgusto por tomarlos demasiado rápido o sin prestar la atención necesaria, un puñado de unos 50 gramos de frutos secos es otro gran snack playero. Es poca cantidad, es verdad, pero si te tienes que pasar un poco de lo recomendado, siempre será mejor hacerlo con unos anacardos o unos pistachos antes que con una bolsa de patatas fritas industriales, por ejemplo. Y, créenos, si les acostumbras a los sabores de los frutos secos desde pequeños -triturados, machacados, en puré incluso- les engancharás por completo a ellos.

Snacks industriales saludables

Los hay, y son un recurso magnífico para engañar, sin maldad, a tus hijos, que por mucho que adoren la fruta, los frutos secos y demás snacks beneficiosos para su salud, llegará un día que igual levanten la voz porque sus amigos de la playa o la piscina cada día toman sus galletas o snacks industriales favoritos. Estos gusanitos de Smileat elaborados solo con maíz y aceite virgen extra son un ejemplo fantástico. También lo son cualquiera de los productos de Vitasnack, especializados en la elaboración de verduras y frutas deshidratadas sin ingredientes añadidos, otro snack muy fácil de llevar contigo en la bolsa de la playa para que niños y adulton piquen algo que sea saludable.

Galletas caseras

Podéis pensar que no son lo mismo que vuestras favoritas dentro de la enorme variedad industrial que existe, pero en los niños, cuando las toman desde muy pequeños caseras, ocurre lo mismo que con el yogurt natural sin azúcar, les gustan mucho. Ya en alguna ocasión hemos compartido ideas contigo para hacer galletas caseras; nuestras favoritas, ¡las de plátano y copos de avena!

Barritas saludables

De igual forma que se pueden hacer riquísimas galletas saludables en casa, también se pueden hacer barritas de cereales, frutas y frutos secos en casa. Pero es verdad que puede dar pereza hacerlas a menudo durante el verano, así que te vamos a confesar el secreto para que la pereza no sea una excusa: se venden industriales sin azúcares añadidos. Un ejemplo son las que fabrica Asana, como por ejemplo la de semillas y frutos secos.

Hummus

Es muy raro encontrar un hogar en España donde no haya una nevera portátil, más grande o más pequeña por casa, así que el objetivo para este verano ha de ser llenarla de una forma más saludable de lo que solías hacerlo. Una forma magnífica es elaborando distintos tipos de hummus con los que podáis disfrutar en la playa o en la piscina toda la familia después del baño y de hacer hambre jugando juntos. El clásico de garbanzos, de remolacha, o alguna versión tan rica como estos como es el caso del babaganush (de berenjena), son un snack perfecto para llevar. Acompañados de unas tostas integrales que ya se pueden comprar saludables en casi cualquier supermercado, con un buen pan o, mejor todavía, con los famosos crudités si has conseguido antes que a los peques de la casa les hagan gracia.

Yogurt o queso batido

En la nevera, si no estamos hablando de helados, que corren el riesgo de descongelarse con el paso de las horas, los snacks fríos aguantan bien una jornada de playa o piscina. Por eso, el yogurt natural o el queso batido 0% que puedes encontrar en tu supermercado favorito, son excelentes bases para construir un snack saludable o incluso un helado. Pueden tomarse solos o hacer una merienda con ellos en condiciones si los mezclas con alguna fruta de verano, con copos de cereales integrales -los hay en el mercado elaborados al 100% con maíz, centeno inflado, espelta o avena, entre otros tipos de cereales-, o con frutos secos.

Porridge overnight

Caliente en invierno este desayuno o merienda importado desde las islas británicas es todo un descubrimiento. Más saludable y completo como alimento no puede ser gracias a la leche o bebida vegetal, los copos de avena, la fruta, las semillas, el cacao puro y los frutos secos con los que lo elabores. Pues bien, un gran descubrimiento es prepararlo frío en los meses de calor; lo metéis en la nevera ya hecho, y en la piscina o playa es una merienda sobresaliente. El único consejo distinto al caliente, donde se puede meter plátano, por ejemplo, al calor del fuego, es que incorporéis la fruta al natural en el último momento, cuando lo vayáis a tomar frío.
tracking