Ser Padres

Cómo arropar a un recién nacido

La hora de ir a dormir también es un momento clave para la seguridad del recién nacido, por lo que si te preguntas cómo puede hacerlo de forma segura, aquí vemos algunos consejos para ayudarte, además de los pasos que debes seguir si quieres arroparlo o envolverlo con una manta, una forma de taparlo que le hará sentirse protegido y calmado.

No es extraño para nadie pensar en que los bebés recién nacidos son pequeñas personitas bastante frágiles que necesitan de un cuidado constante. Y por ello, un momento que se debe tener bien en cuenta es la hora de ir a dormir. Algunos factores, como la temperatura, podrían afectar a su bienestar y a su salud. Veamos algunos consejos para que el pequeño duerma de manera segura y los pasos que debemos seguir si queremos envolver a un recién nacido con una manta.

Consejos que el bebé duerma de forma segura

  • No coloques en la cuna objetos como los siguientes cuando vayas dejar al niño para que duerma: objetos blandos (como peluches y almohadas), juguetes pequeños, protectores de cuna y edredones o colchas no bien sujetas a la camita. Todos estos elementos conllevan el riesgo de asfixia del pequeño mientras duerme.
  • Viste al bebé con ropa cómoda que no le complique los movimientos. Una buena opción es utilizar “bodys” para dormir.
  • El bebé debe dormir solito, boca arriba (para que no tenga inconveniente para respirar) y debe hacerlo en su propia cuna, la que debe garantizar las medidas de seguridad.

¿Es seguro envolver a mi bebé?

Puedes envolver a tu bebé con una mantita, tal y como si fuera un rollito o burrito, y será seguro para él mientras lo hagas correctamente. ¿Qué ventajas tiene arropar al pequeño?
  • Esa manera de envolverlo, le recuerda a cuando estaba dentro del útero de su mamá: un espacio cálido y seguro para él.
  • Evita que en mitad de la noche se despierte debido a sus propios movimientos reflejos de brazos y piernas.
  • Lo mantiene a una buena temperatura, ya que su “termostato interno” comienza a ponerse en funcionamiento.
  • Sirve para mantenerlo tranquilo y en calma, por lo tanto, le ayuda a conciliar el sueño porque también se siente protegido.

Cómo envolver al bebé con una manta

Puede ser que cuando el peque llegara al mundo te enseñaran a envolverlo y ahora quieras replicar esa forma de arropar a tu bebé. Tanto si es así, como si acabas de conocer esta forma, lo más importante es que lo hagas de adecuadamente para que no le causes ningún daño. Y es que, una mala colocación podría derivar en problemas como displasia de caderas. Mira los pasos que debes seguir:
  • Extiende la manta en forma de rombo sobre una superficie plana y dobla la esquina superior hacia abajo.
  • Coloca a tu bebé encima, tumbado sobre la espalda, con el cuello apoyado en la doblez.
  • Pon sus bracitos sobre su pecho, coge el extremo izquierdo de la mantita y cubre al bebé metiendo el extremo debajo de su lado derecho.
  • Coge la parte inferior de la manta y dóblala arropando al pequeño, pero teniendo cuidado de que pueda doblar las rodillas, mover las caderas y separar las piernas de manera natural.
  • Ahora debería quedarte un sobrante de manta en el lado derecho, deberás doblarlo hacia el lado izquierdo y sujetarlo de tal modo que el pequeño esté completamente cubierto.
  • Como recomendación final, recuerda que se aconseja no envolver a tu bebé una vez haya cumplido los dos meses, pues a esta edad es probable que haya aprendido a darse la vuelta.

Periodista y curiosa. Aunque lo último es por naturaleza, para eso no existen títulos universitarios. Me encanta descubrir cosas nuevas y transmitirlas a los demás. Y para eso utilizo las palabras, la fotografía o todo aquello que me permita comunicar. ¡Mi objetivo aquí es haceros llegar muchas de ellas!

tracking