Ser Padres

Cómo eliminar la caspa en los niños

La pitiarisis es una afección del cuero cabelludo que es muy poco frecuente antes de los diez años, pero cuyo riesgo de padecerla aumenta con la pubertad, alcanzando su pico de incidencia al final de la adolescencia.

Autor: Rubén García
Pityriasis capitis es el nombre científico con el que se conoce a la caspa, que es la descamación del cuero cabelludo. La pitiarisis alcanza su pico sobre los 20 años de edad -afecta al 50% de la población en distinto grado- y desaparece hacia los 50. Además, no distingue entre sexos. En los niños, es muy poco probable que aparezca entre los dos y los diez años de edad según los expertos, pero a partir de la pubertad aumentan las posibilidades de que aparezca.
Dado que existen tipos de caspa, por lo general es la simple la que aparece en los niños, aquella que se traduce en escamas finas y blancas que aparecen en personas sobre todo con la piel sensible, en los alérgicos y también en las que sufren de piel excesivamente seca.
Hay algunos consejos comunes precisamente con la piel seca para tratar de eliminar la caspa, sobre todo aquellos que hacen referencia a los productos utilizados para lavar el cabello. En este sentido, lo recomendable es no utilizar champús con fórmulas específicas, no lavar el pelo todos los días, y evitar además el agua muy caliente. El champú, por lo tanto, no puede ser agresivo porque puede producir más grasa, que a su vez se convertirá en caspa.

Consejos para prevenirla

En este sentido, es interesante también evitar llevar el pelo de forma que se acumule grasa en él. Por ejemplo, recogido constantemente si lo tiene largo o protegido con gorras o gorros constantemente. Es necesario que el pelo luzca limpio y natural para que no desarrolle más grasa de la que forma habitualmente.
Por otro lado, otro consejo casero para eliminarla son los masajes capilares con algún producto natural aplicado en las zonas donde más caspa hay. Se debe dar antes de lavar el cabello con champú en alguno de los días de la semana en los que toque lavar el pelo.
También hay quien recomienda el uso de aceites esenciales de vez en cuando, especialmente aquellos que contienen lavanda en su composición. De nuevo, ha de aplicarse siempre antes del champú para que haga efecto y luego el pelo quede limpio.

Remedios caseros

Y otras voces recomiendan algunos consejos caseros más. El bicarbonato de sodio mezclado con agua para formar una especie de pasta que haga las veces de mascarilla durante 15 minutos aplicada en el pelo del niño es uno de los muchos ejemplos -otros productos son el árbol de té mezclado con agua, el vinagre y hasta el yogur, según algunos naturalistas-, pero dado que la ciencia no ha dado evidencias de que funcionen, es preferible ser cauto en este sentido.
Por este motivo, nuestra recomendación en caso de que la caspa persista en el niño después de aplicar los cuidados mencionados anteriormente en la hora del baño, es que te pongas en manos de un especialista médico que diagnostique a qué se debe y establezca los siguientes pasos a dar para intentar acabar con la pitiarisis antes de que el niño crezca, se adentre en la adolescencia y el problema se agrave dado que es en esta etapa cuando más se suelen sufrir sus consecuencias.
tracking