Ser Padres

Los alimentos de nuestra infancia que nos llenan de nostalgia

Hay alimentos que automáticamente nos devuelven a nuestra infancia. A continuación, vamos a hacer un repaso por algunos de esos productos y alimentos que nos recuerdan a cuando éramos niños. Algunos siguen a la venta, otros han quedado atrás.

Echar la vista a la infancia siempre es algo que llena de nostalgia y nos invaden los recuerdos. A veces, este viaje en el tiempo nos lo ofrecen películas o canciones, otras veces juegos tradicionales, en algunos casos juguetes de otra época y, en muchos de ellos, es a través de la comida como nos desplazamos a otro momento de nuestra vida.
Siempre surge alguna de esas conversaciones con familiares, amigos o compañeros de trabajo que empiezan con un “¿Te acuerdas de…?” y muchas veces ese recuerdo suele ir enfocado hacia algún alimento o producto que era típico y popular cuando éramos niños. El tema se puede dilatar horas y salen a relucir recuerdos gastronómicos de todo tipo. Golosinas, helados, bebidas… ¡qué capacidad tiene el sentido del gusto para llevarnos a otra época! Muchos alimentos han marcado nuestra infancia y han sido fieles compañeros de los recreos, los juegos por la tarde en la plaza con amigos o la salida del colegio cuando nuestros padres nos esperaban pacientemente.
Hemos querido hacer una selección de esos alimentos de la infancia, no de todas las infancias, claro está, porque aquí depende de la edad de cada uno…Durante los 80 fueron muchos los productos y alimentos que supusieron todo un boom y ahora, los adultos que entonces éramos niños, miramos al pasado y recordamos su sabor con una sonrisa en la cara. Claro está, para cada uno de nosotros habrá alimentos que nos recuerden más a la infancia que otros, con algunos de ellos nos vendrán a la mente muchas escenas, recuerdos y personas de nuestra infancia, pero otros nos resultarán más indiferentes. El mítico Frigopie, la mantequilla de tres colores, el Tang, la Mirinda, el palolu… ¡hay tantos que no sabemos cuáles elegir!
Nuestro objetivo es hacer, por un momento, que viajes a la niñez a través del recuerdo de estos alimentos. ¿Cuál de ellos tomabas y cuál echas más de menos? ¿Sigues tomando alguno? Si no es así, igual es buen momento para tratar de hacerte con alguno de ellos y presumir de un bocado de reliquia…¡Cierra los ojos, abre la mente y saborea el viaje!
tracking